Informe

Pérdidas de orina, involuntarias e inoportunas

26 febrero 2018
Pérdidas de orina

26 febrero 2018

Si sufres pérdidas involuntarias de orina, por favor no te avergüences y sobre todo no te conformes. En cuanto empieces a notar ciertos síntomas, acude a tu médico para que te informe sobre todas las posibilidades que existen para afrontar la situación. Muchas mujeres mejoran con ejercicio o cambiando algunos hábitos, sin necesidad de pastillas o cirugía.

¿Se te ha escapado?

Puede que te resulte familiar. Toses o estornudas y ahí está. Una inoportuna pérdida de orina. Seguro que piensas que por una vez no pasa nada, pero si empieza a ser habitual, no te cortes y acude a tu especialista, un ginecólogo o un urólogo.

En la consulta te preguntarán por la frecuencia en la que te ocurre y la cantidad que se te escapa, dependiendo de tu respuesta se determinará el tipo de incontinencia urinaria que padeces.

  • Incontinencia de esfuerzo. Se produce al aumentar la presión abdominal. Normalmente con alguno de estos actos tan habituales como: al toser, estornudar, reír, correr, saltar, cargar con peso, en el embarazo… Se trata de la incontinencia más habitual.
  • Incontinencia de urgencia. Se produce cuando te entran muchas ganas de orinar y no lo puedes controlar. Antes de llegar al baño se te habrá escapado.
  • Incontinencia mixta. Es una combinación de las dos anteriores.

Por qué a mí, doctor

Las que tienen más papeletas de sufrir pérdidas de orina son las mujeres que: han tenido partos vaginales, han hecho deporte con mucha intensidad (sobre todo de impacto como carreras, saltos), levantan peso a menudo, tienen episodios frecuentes de tos o estornudos (por problemas de bronquitis, alergia, etc.) y las que tienen sobrepeso u obesidad. Y desde luego empezar con la menopausia y la terapia hormonal sustitutoria en base a estrógenos también parece que influye.

La clave está en la musculatura del periné o suelo pélvico, que es la que cierra por abajo la cavidad abdominal y está situada alrededor de los orificios del ano, la vagina y la uretra. Su función es sujetar la vejiga, la uretra, la vagina, el útero y el recto y ayudar a su funcionamiento. El que haya un impacto o presión repetida o muy fuerte sobre la musculatura del suelo pélvico puede acabar debilitándola, desembocando en problemas de incontinencia urinaria.


Imprimir Enviar por email