Noticia

Dejar de fumar: lo que venden en las farmacias

16 enero 2012

16 enero 2012

Dejar de fumar no solo requiere mucha fuerza de voluntad. A menudo son necesarios medicamentos que ayudan a superar la dependencia. Investigamos qué tipo de productos se recomiendan en las farmacias.

Dejat de fumar: lo que venden en las farmacias

Dejar de fumar: lo que venden en las famacias

Lo dicen las cajetillas: el tabaco mata. Por fortuna, cada vez lo tenemos más claro y entre los propósitos de año nuevo es habitual encontrar el de "voy a dejar de fumar". En 2011, 3 millones de españoles lo intentaron, pero solo 800.000 lo consiguieron, según datos de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria.

Es de sobra conocido que lo más importante para conseguirlo es una fuerte determinación, pero hay que tener en cuenta que más de la mitad de los fumadores españoles fracasa en su intento debido al síndrome de abstinencia a la nicotina.

La fuerza de voluntad cuenta, pero la dependencia al tabaco existe y hay medicamentos para tratarla. Cuando toma su decisión, la mayoría no acude al médico sino que pide consejo en la farmacia. ¿Qué les recomiendan para terminar con su adicción? Hemos investigado para descubrirlo.

En noviembre de 2011, visitamos al azar 20 farmacias de Madrid y Barcelona. Haciéndonos pasar por un fumador que quería dejarlo, preguntamos por los productos que podían ayudarnos.  

Medicinas contra el tabaquismo

Con nicotina

En los pacientes con dependencia media-alta (una cajetilla diaria durante más de 10 años), el tratamiento con sustitutivos de nicotina es el de elección. Puede resultar eficaz si se quiere dejar de fumar en un corto periodo de tiempo. Hay chicles, parches y comprimidos para chupar.

  • No deben ser utilizados como sustitutos del tabaco. 
  • No hay que superar los 6 meses de tratamiento. 
  • El paciente tiene que dejar de fumar completamente mientras esté siguiendo este tratamiento. 
  • No combinar chicles, comprimidos y parches: hay peligro de superar la dosis de nicotina diaria.
Sin nicotina

Principios activos como el Bupropión (marcas Zyntabac y Quomen) y la Vareniclina (marca Champix). El primero ha ido dejando paso al segundo en el mercado.

Su uso es siempre bajo prescripción médica y durante un tiempo limitado. 

Los productos: sobre todo chicles 

Un 75% de las farmacias nos vendieron productos para dejar de fumar. En el 25% restante nos aconsejaron ir antes al médico para que fuese él quien nos orientase y/o prescribiese Champix.

En ningún caso se propusieron métodos alternativos como terapia, acupuntura, libros de autoayuda… Este resultado es comprensible si tenemos en cuenta que nuestros encuestadores explicaban a los farmacéuticos que tenían una dependencia nicotínica media-alta.

Así es como salimos de las farmacias que visitamos: 

  • Con un paquete de comprimidos, chicles o caramelos: 50%.
  • Con las manos vacías (nos aconsejaron ir al médico): 25%.  
  • Con un paquete de pastillas Champix (requieren receta): 10%.
  • Con un paquete de parches: 10%.
  • Con un paquete de chicles y además otro de parches: 5%.  

La labor del farmacéutico: pasión por el Champix 

  • En el 50% de las farmacias insistieron en la importancia de nuestra determinación y fuerza de voluntad, pero en ningún momento nos hablaron de estrategias para construir esa fuerza de voluntad (apoyos externos, cambio general de hábitos, establecer metas claras, planificación del consumo de los productos…)
  • En un 40% de los casos se nos recomendó ir al médico, sobre todo para que viera si éramos candidatos a utilizar Champix.  
  • En un 55% de las farmacias nos aconsejaron tomar Champix. Resulta preocupante que en un 10% de ellas nos vendieran estas pastillas de manera ilegal, es decir, sin pedirnos la receta.
  • En el 25% de los casos no nos dieron ningún consejo.
  • El 93% de las farmacias que nos vendieron algún producto nos dio también indicaciones para usarlo, aunque muy pocas mencionaron la duración del tratamiento. En el caso de las pastillas Champix solo una farmacia mencionó que el tratamiento tiene una duración máxima de 3 meses.
  • La identificación del farmacéutico es obligatoria, pero solo el 80% cumplía la normativa.
  • Solo en el 27% de las farmacias en las que compramos nos dieron el comprobante de manera espontánea. En el 73% restante tuvimos que pedirles el ticket. Esta información es importante para el consumidor, especialmente desde que el precio ya no figura en el envase. 

Conclusiones 

En general podemos decir que los farmacéuticos se han comportado correctamente.

Las excepciones han sido aquellas farmacias en las que se nos vendió Champix sin receta y en otra de ellas en la que se nos vendieron 2 productos nicotínicos diferentes, lo que puede llegar a ser peligroso si se consume más nicotina de la dosis a la que el fumador está habituado.

Para saber más


Imprimir Enviar por email