Informe

Resultados del estudio sobre la calidad del aire en ciudades

Vivir en una gran ciudad tiene sus ventajas aunque también ciertos inconvenientes, y uno de los peores porque afecta a la salud de los ciudadanos es la contaminación atmosférica. La de Madrid, Valencia y Barcelona supera los límites establecidos por la legislación de calidad del aire. ¿Sabes en cuánto y cómo afecta a la salud? Tenemos los datos y son preocupantes.

05 septiembre 2019
Contaminación atmosférica en ciudades

 

La mala calidad del aire que se respira en las grandes ciudades es un problema para la salud de quienes viven en ellas. En OCU llevamos años avisando de este problema y por eso realizamos un estudio para determinar el daño potencial que causa la contaminación atmosférica durante los desplazamientos diarios habituales en entornos urbanos, es decir, cuando vamos al trabajo, al cole, a la compra o de paseo. 

Preparando el estudio

Recogimos con equipos correctamente calibrados, muestras de benceno, de partículas finas en suspensión y dióxido de nitrógeno mientras realizábamos un mismo recorrido a pie, en bicicleta y en automóvil, en hora punta de mañana y tarde, dos días consecutivos de en las ciudades de finales de marzo y primeros de abril de 2019 Madrid, Barcelona y Valencia. Las condiciones meteorológicas y de tráfico fueron las típicas de un día normal de primavera.

Todas esas muestras que recogieron nuestros medidores se llevaron a laboratorios especializados que extrajeron los datos con los que se evidencian una realidad preocupante.

Resultados preocupantes y... asfixiantes

De los resultados del estudio se desprende una realidad verdaderamente preocupante. Si bien los niveles de benceno y dióxido de nitrógeno se encontraban dentro de los límites aceptables en las tres ciudades estudiadas, Madrid, Barcelona y Valencia, no pasaba lo mismo con los valores de las partículas en suspensión que superaron ampliamente los límites en todas las ciudades y en la mayor parte de los medios de transporte.

  • El valor medio de partículas PM10 superó el límite diario de 50 µg/m3 que establece la legislación en las tres ciudades en los desplazamientos en bici o ir andando, en Barcelona en los tres transportes
  • En el caso de las partículas finas PM2,5, el valor máximo se registró cuando nos desplazamos andando en las rutas de Barcelona, superando el valor máximo diario recomendado por la OMS (25µg/m3)
  • Para las partículas ultrafinas PM0,5 no existe límite legal, pero queríamos estudiar también la exposición a estas partículas por su especial peligrosidad y usamos una norma de calidad de ambiental para interiores de referencia. La mayor exposición se detectó en los desplazamientos en bici, y la peor ciudad resultó de nuevo Barcelona.
  • En todas las ciudades la hora punta de la mañana presentó niveles más altos de contaminantes que la de la tarde.
  • Los que se desplazan a pie o en bicicleta estuvieron expuestos en torno a un 10% más de concentración de partículas que los que se desplazan en coche, aunque no podemos hablar de hay diferencias porque los conductores están expuestos también puntualmente a valores muy altos de exposición
  • En Barcelona estos picos máximos llegaron a multiplicar en 14 veces los límites para las partículas PM10 cuando nos movíamos en bici y en 10 veces las partículas PM2,5 en coche.

Picos máximos de respiración

Barcelona, el peor aire de todos

El aire que se respira en Madrid 

En Madrid los peatones y los ciclistas sufren especialmente la contaminación atmosférica. Se ven expuestos a niveles medios de PM10 superiores al límite legal diario.

Además, los ciclistas son los más expuestos a las partículas ultrafinas del aire, las más peligrosas.

Cuando atravesábamos la zona de Madrid Central andando registramos un ligero descenso en las concentraciones de partículas en suspensión, pero no demasiado significativo. En coche o andando no se observó este efecto, quizás debido a que las mediciones se hicieron durante un periodo demasiado breve.

Estudio de la calidad del aire en Madrid

 

El aire que se respira en Valencia

En Valencia, la exposición a PM10 superaba los límites al circular como peatones y ciclistas, aunque los valores medios obtenidos para las partículas más finas solo supera el valor de referencia en el caso de desplazamientos en bici.

Contaminación partículas Valencia

El aire que se respira en Barcelona

En Barcelona la exposición media a partículas en suspensión resultó un 10% superior al de Madrid y Valencia, con mayor diferencia en las partículas más pequeñas, la situación es la peor de todas las analizadas. La exposición media a PM10 superó el límite en bici, coche y casi lo duplicó andando.

Respecto a las partículas ultrafinas la exposición media estuvo también por encima del valor de referencia para los tres modos de transporte.

Estudio de la calidad del aire en Barcelona

Perjudicial para la salud de los ciudadanos

Se han fijado unos límites para garantizar la protección de la salud de los ciudadanos, que a la vista de los resultados de este estudio no se están cumpliendo en días normales, por lo tanto sus últimas denuncias respecto a la mala calidad del aire nuestro país parecen más que justificados con los datos de nuestro estudio.

Este incumplimiento provoca que los ciudadanos estén expuestos de forma cotidiana a niveles de contaminación no recomendables para su salud.

Contaminación perjudicial para la salud

Nuestros datos vs datos oficiales, no coinciden

Comparamos los resultados de las muestras de nuestro estudio con los datos oficiales que publican diariamente los Ayuntamientos. Y en ningún caso coincidía. Algo preocupante.

  • En Madrid los valores de nuestro estudio fueron hasta un 50 % más altos que los registrados en las estaciones de medición oficial en el mismo periodo.
  • En Barcelona un 30 % mayor en los valores para peatones y bicicletas y también un 6 % más que con el coche.

Hay que actuar YA

OCU exige a las autoridades implicadas que adopten de forma urgente medidas ambiciosas y eficaces que disminuyan los niveles de contaminación de forma inmediata la que están expuestos sus habitantes de forma cotidiana y garanticen un aire limpio para sus ciudadanos.

Un buen comienzo sería poner en marcha la Ley General de Salud Pública, que incluya una red de vigilancia de enfermedades y un Plan de Salud y Medioambiente, pero también necesitamos estrategias de movilidad y una planificación global de las ciudades para garantizar la salud de todos sus habitantes

Y por supuesto dar una información rigurosa y actualizada a los ciudadanos para que tomen medidas preventivas, se conciencien del problema y se impliquen en la solución.