Noticia

Entra en vigor la nueva etiqueta energética para secadoras

12 abril 2013
etiqueta energética

12 abril 2013

La etiqueta energética indica el consumo de cualquier electrodoméstico. La Comisión Europea obliga a cambiar el viejo etiquetado para actualizar la eficiencia de las secadoras a las exigencias actuales, ya que cada vez es más importante maximizar el ahorro.

¿Estás pensando en comprar una secadora? Te ayudamos: localiza las mejores al mejor precio:

Entra en el comparador de secadoras

 

Además de comparar las características y prestaciones de los  últimos modelos, podrás informarte sobre su consumo, algo que también puede pesar en tu elección.

Una nueva etiqueta

El nuevo etiquetado energético de las secadoras es obligatorio a partir del 29 de mayo de 2013 y viene a renovar la clasificación anterior, establecida en 1995. Tendrán que incluirlo aquellas secadoras que entren al mercado a partir del día 29 de septiembre 2013.

Al igual que en la etiqueta energética de los frigoríficos, las lavadoras y los lavavajillas, en la de las secadoras se emplean pictogramas para cada función del aparato, en lugar de palabras traducidas a los distintos idiomas de los países miembros. También se amplía la escala a las clases “A+”, “A++” y “A+++”, siendo la de menor eficiencia la “D”.

Desde la OCU hemos considerado imprescindible una actualización de estas escalas de eficiencia, aunque siempre hemos criticado la confusión que se deriva del nuevo etiquetado.

Las 8 diferencias con el anterior etiquetado

  • Cada tipo de secadora (condensación, evacuación) contará con su propia etiqueta, en lugar de una sola etiqueta que indique la categoría. Vendrá explicitada por pictograma que incluirá el gráfico de un cajetín (para condensación) o no.
  • Se ha incluido la duración del programa normal de algodón con carga completa, expresada en minutos y acompañada de un pictograma de “reloj”.
  • Asimismo, para el tipo de secadoras de condensación, que son las más comunes actualmente, se incluye en la parte baja de la etiqueta la letra de eficiencia correspondiente a la retención del agua en el cajetín.
  • Los consumos pasan a expresarse anualmente, en lugar de por ciclo de secado.
  • Para el cálculo del consumo de energía se emplean dos cargas en el programa normal de algodón: carga total de ropa y carga parcial. Al igual que en el caso de las lavadoras y lavavajillas, también se incluyen los consumos en stand-by en el cálculo de la energía.
  • Cambian los criterios a la hora de establecer las escalas. Antes se evaluaban los consumos y ahora son eficiencias, referidas a consumos teóricos anuales por categoría.
  • Los modelos de evacuación y condensación comparten ahora la escala de eficiencia energética.
  • Las tolerancias (es decir, los márgenes de error) que los fabricantes pueden contener en el cálculo de la eficiencia energética se han estrechado: pasan de 10 % a 6 %.