Guía de compra

Cómo elegir sartenes

sartenes para freir

¿Necesitas comprar una sartén nueva? No todas son iguales. El recubrimiento, la base, el mango o la forma son aspectos importantes a considerar. Te damos las claves para que sepas en qué debes fijarte según sea tu cocina y el plato que vayas a cocinar.

En qué debes fijarte

Las sartenes antiadherentes, además de evitar que se peguen los alimentos, necesitan poco aceite para freír. De hecho, con alimentos muy grasos como la panceta y el tocino, no es necesario el aceite. Entre las principales limitaciones de este tipo de sartenes están el riesgo de rayarla y de que se desgaste la capa antiadherente, además, al igual que las otras, la temperatura que puede llegar a alcanzar el mango cuando es de metal.

¿Qué sartén es la mejor?

Distintos tipos de sartenes

En el mercado hay sartenes de distintos materiales y recubrimientos.

  • Teflón.  Este es un material de recubrimiento delicado y fácil de limpiar. Las sartenes de teflón ofrecen la mejor antiadherencia, pero para mantener el mayor tiempo posible sus propiedades hay que evitar rayarlo y las temperaturas demasiado elevadas. Se fabrica en distintos grados según su resistencia al desgaste, y se aplica sobre sartenes de aluminio o de acero inoxidable. El aluminio tiene mejor transmisión del calor y las sartenes de acero inoxidable suelen integrar un fondo de aluminio en la base.
  • Piedra. Las sartenes tipo piedra son, en realidad, de teflón  y ofrecen una buena antiadherencia. La carga mineral que se añade aporta mayor resistencia al desgaste y  varía de unas a otras.
  • Cerámica. Las sartenes de este material, alternativo al teflón, son antiadherentes y  resisten las altas temperaturas, pueden deteriorarse también al ser una superficie más rígida y tienden a perder la antiadherencia con mayor rapidez.
  • Hierro fundido. La ventaja de este material radica en la cantidad de calor que retiene para transmitirlo a los alimentos de forma progresiva como una plancha, pero no es antiadherente de por sí, por lo que se recomienda un “curado” que consiste en crear una capa de grasa permanente. Entre los "peros" está que se calienta despacio y es bastante pesada. 
  • Acero inoxidable. Son sartenes de más difícil manejo porque no son antiadherentes, suelen estar orientadas a la cocina profesional por su robustez y resistencia a la corrosión, los arañazos y el calor. La facilidad de limpieza de las superficies inoxidables y que no presentan recovecos donde se acumule la suciedad son otras de sus ventajas y la razón por la que se han popularizado los mangos de acero inoxidable en las sartenes de teflón. 
  • Esmalte vitrificado. Se refiere a la cara externa de la sartén, no al recubrimiento. Se ve en sartenes económicas de chapa de acero a las que se pone por fuera un recubrimiento esmaltado para protegerlas. Por dentro suelen llevar teflón. La uniformidad y la transmisión del calor es peor que la que se consigue con una base de aluminio.
  • Cobre. Se anuncian a veces como sartenes de “cobre" y, en realidad, incorporan solo partículas de cobre, pero no son verdaderamente de este metal que hace años que se abandonó para su uso en la cocina.

sartenes tipo

En qué fijarse para elegir una buena sartén

¿Como puedes reconocer una sarten de buena calidad?

Una buena sartén se distingue por tener unas características en su diseño y también en los materiales con los que está fabricada.

  • Peso. Que no sea demasiado pesada ni demasiado ligera, entre 0,5 kg y 1,0 kg está bien. El peso de la sartén debe quedar equilibrado entre el mango y el cuerpo de la sartén. Comprueba el equilibrio agarrando el mango por el final. Si el mango es demasiado corto, la mano se puede aproximar demasiado al fuego al remover la sartén.
  • El borde debe ser redondeado para facilitar verter los alimentos sin que chorreen por la pared.
  • Mango. Comprueba que el agarre del mango resulta cómodo. Busca que junto al borde de la sartén haya un tope en la parte superior donde colocar el pulgar sin riesgo de quemarse. Ten cuidado con los mangos de acero inoxidable que son llamativos y resultan fáciles de limpiar, pero suelen quemar. Y comprueba que la unión entre el mango y la sartén es fuerte.
  • Las paredes y la base no deben ser endebles para que no se aboyen con el uso, ni se deformen.
  • La nueva tendencia del mercado es la superficie con cierta textura, que evita que se peguen los alimentos, pero los resaltes están más expuestos al desgaste.
  • Elige un diámetro correcto, según tus necesidades reales para ahorrar en materiales y residuos cuando la deseches.

La mejor sartén para cocinar un buen plato

La forma de los laterales de la sartén da idea de su uso.

Si las paredes son verticales será más difícil dar la vuelta a una tortilla o saltear verduras, pero habrá más espacio para guisos. El perfil redondeado es útil para saltear y para dar forma a la tortilla de patatas.

La mayoría de las sartenes tienen paredes inclinadas que son buenas para preparar arroces, de forma que a la vez que el agua se reduce, el arroz se va recogiendo en el centro de la sartén. Si son demasiado abiertas, la preparación puede desbordarse al mover la comida.

Algunas sartenes son aptas para el horno y dar un acabado gratinado al plato. Ten en cuenta la recomendación del fabricante que debe mencionar la temperatura máxima. Si tienes previsto este uso, escoge una sartén cerámica y con mango de acero inoxidable o mejor extraíble y usa siempre guantes para el horno.

Usa el comparador

Si quieres comprar una buena sartén, consulta nuestro comparador. Encontrarás las mejores sartenes para inducción, vitrocerámica o gas de las principales marcas, y podrás ver dónde comprar la sartén que elijas al mejor precio.

Comparador de sartenes

Sartenes: consejos de uso

Elige el tipo de sarten que prefieras y ten en cuenta las valoraciones de nuestro análisis.

  • Fíjate en el etiquetado y mira si se adapta a los fuegos de tu cocina: gas, vitrocerámica o placa de inducción.
  • Cocina con la tapa puesta: Al principio, la tapa retiene el vapor producido por algunos alimentos y ayuda a que se hagan; quita la tapa un rato cuando se reduzca el agua y remueve para conseguir el aspecto dorado y vuelve a ponerla para evitar salpicaduras.
  • Gira el mango hacia dentro, para evitar darle un golpe sin querer, derramar el contenido y quemarte.
  • No sobrecargues la sartén. Es mejor que los alimentos no pasen de los 2/3 de altura. Si piensas hacer mucha comida, es preferible que hagas dos tandas, el resultado final mejorará .
  • Alarga la vida de tu sarten evitando limpiadores y estropajos abrasivos, temperaturas muy elevadas al cocinar y dejando enfriar la sartén después de usarla y antes de fregarla.

Preguntas frecuentes sobre sartenes

¿Cuál es la mejor marca de sartenes?

En nuestro comparador de sartenes incluimos modelos de las prinicpales marcas Bra, Tefal, San Ignacio... y también sartenes Ikea.

Comparador de sartenes

¿Es seguro usar una sartén?

A la hora de usar una sartén debes respetar estos tres consejos importantes de seguridad:

  1. Nunca eches agua sobre una sartén que se haya incendiado, eso provocaría una enorme llamarada en la cocina; pon encima un paño húmedo y una tapa para sofocar el fuego.
  2. Mientras estés friendo, no dejes nunca la sartén sin vigilancia. Si suena el teléfono apaga el fuego primero, antes de cogerlo.
  3. Y lleva siempre puesto un delantal, el aceite salpica.

¿Cómo hay que lavar las sartenes?

  • Para fregar una sartén antiadherente usa el lado de la esponja del estropajo, no necesita más porque es una superficie antiadherente.
  • Evita meterla en el lavavajillas, el recubrimiento es una superficie delicada.
  • Presta atención a limpiar bien la base, que debes limpiar con el lado del estropajo, esto es importante porque los residuos quemados se pueden acumular ahí. El estropajo verde es el más indicado para esta zona, salvo si ya se ha ennegrecido y entonces se necesitará uno metálico. Da un vistazo a la base antes de ponerla en el fuego y quita las migas que se hayan podido quedar pegadas.
  • Usa únicamente utensilios para uso alimentario de madera o plástico, nunca de metal.

¿Qué es teflón?

El teflón es un material de recubrimiento usado en sartenes de aluminio o acero. Ofrece unas grandes propiedades antiadherentes, pero es delicado y es importante hacer un buen mantenimiento. Entre sus muchas ventajas está que es fácil de limpiar.

Hace algún tiempo, el teflón estuvo bajo sospecha porque en su fabricación se utilizaba PFOA, sustancia que, además de ser bioacumulable y contaminante, se consideraba que podía ser cancerígena. Sin embargo, la industria hace tiempo que ya no emplea PFOA y la Comisión Europea prohibió su uso desde 2020. En nuestros análisis de los últimos años nunca lo hemos detectado ni hemos  encontrado migraciones en la comida. Todo ello nos lleva a recomendarlo sin reservas.