Guía de compra

Guía de compra de sartenes

04 abril 2018

04 abril 2018

Las sartenes antiadherentes, además de evitar que se peguen los alimentos, requieren menos aceite a la hora de freír alimentos. De hecho, con alimentos muy grasos como la panceta y el tocino, solo necesitarán unas gotitas de aceite.

Entre las principales limitaciones de estos tipos de sartenes están el riesgo de rayarla y, al igual que las otras, la temperatura que puede llegar a alcanzar el mango.

¿Qué sartén es la mejor?

En el mercado hay sartenes de distintos materiales.

  • Teflón.  Este es un material ligero y fácil de limpiar. Las sartenes de tefón ofrecen la mejor antiadherencia, pero para mantener el mayor tiempo posible sus propiedades hay que evitar la abrasión y las temperaturas demasiado elevadas.
  • Piedra. Las sartenes de piedra mantienen bien la temperatura y ofrece una buena antiadherencia, intermedia entre el teflón y la cerámica. La carga mineral del material varía según la composición.
  • Cerámica. Las sartenes de este material, alternativo al teflón, y que resiste las altas temperaturas, si bien se puede deteriorar fácilmente y perder antiadherencia.
  • Hierro colado. Las venatajas de este material es que conduce el calor de modo muy uniforme y lo retiene bien, pero no es antiadherente de por sí, por lo que suele tener un acabado esmaltado. Entre los "peros" está que se calienta despacio y es bastante pesada. 
  • Acero inoxidable. Son sartenes de más difícil manejo y peor antiadherencia, orientadas a la cocina profesional por su robustez y resistencia a la corrosión, los arañazos y el calor. 
  • Esmalte vitrificado. Se ve en sartenes económicas de acero a las que se pone por fuera un recubrimiento esmaltado para protegerlas. Por dentro suelen llevar teflón.
  • Cobre. Ahora están de moda las sartenes "de cobre", en realidad, incorporan partículas de cobre, pero no son verdaderamente de este metal, que hace años que se abandonó para su uso en cocina.

Sigue nuestros consejos

  • Elige el tipo de sarten que prefieras, pero ten en cuenta las valoraciones de nuestro análisis.
  • Fíjate en el etiquetado y mira si se adapta a los fuegos de tu cocina: gas, vitrocerámica o inducción.
  • Cocina con la tapa puesta: el vapor producido ayuda a que se acaben de hacer los alimentos.
  • Gira el mango hacia dentro, para evitar darle un golpe sin querer, derramar el contenido y quemarte.
  • Alarga la vida de tu sarten evitando las abrasiones y las temperaturas repentinas y muy elevadas.

Imprimir Enviar por email