Informe

Conciliación laboral: ¿qué opciones tienes?

28 mayo 2021
conciliación

Todos aspiramos a conciliar nuestra vida personal y familiar con la laboral. Si tus circunstancias o tus proyectos de vida obligan a una reorganización, tal vez te planteas tus alternativas laborales, si vale la pena reducir tu sueldo, o hasta prescindir de él. Sea cual sea tu caso, desde OCU te contamos qué opciones tienes: ¿cómo puedes abordar la conciliación en el trabajo?

Conciliar vida privada y vida profesional

Tras los cambios a los que han tenido que adaptarse las empresas por la crisis sanitaria del 2020 se ha demostrado la necesidad de ser más flexible en el sector laboral y el teletrabajo ha ganado protagonismo. Con la vuelta hacia la presencialidad, puede que sea el momento de replantearse de qué manera incorporarse para compatibilizar mejor vida privada y vida laboral

Los trabajadores tienen opciones para tratar de conciliar de la mejor manera posible su vida personal y profesional: pueden pedir una excedencia, una reducción de la jornada o una adaptación de tus horarios. En los dos primeros, es decir, en los casos de la excedencia y la reducción de jornada, tu salario disminuirá en proporción a las horas que te quites. Sin embargo, la última opción, la llamada jornada "a la carta", permite trabajar el cómputo total de horas sin una bajada de sueldo, pero de manera que puedas cumplir con los objetivos o responsabilidades de tu vida privada. 

Puede interesarte, aunque debes planteártelo bien

¿Tienes algún familiar enfermo, con discapacidad, menor de 12 años o que dependa de ti de alguna manera? ¿Algún proyecto vital que tu horario te impide abordar  (ya sean estudios, formaciones, apoyo a gente cercana y demás situaciones que puedas presentar de manera razonada a tu empresa)?

A lo mejor no te has planteado estas opciones hasta ahora, a pesar de su disponibilidad. Esto tampoco es una sorpresa, además del desconocimiento, la petición de este tipo de cambios puede resultar en un gran inconveniente para tu empleador y hasta puede dar lugar a un ambiente hostil si se maneja la negociación sin saber qué puedes pedir y qué no, o si no parece justificado.

Hay casos en los que la empresa está obligada a concederte el cambio, y de todas formas, como mínimo, debe darte una respuesta de manera oficial.