Noticia

¿Vivienda “okupada”? Lo que cubre el seguro

Daños por okupas: un riesgo apenas cubierto

¿Qué sucede si ocupan nuestra vivienda, y la tenemos asegurada?  ¿Hay alguna ayuda del seguro en ese caso? Revisamos las pólizas más conocidas y vemos que, en caso de ser víctima de los okupas, el usuario puede esperar poca ayuda de su seguro.

21 septiembre 2020
El seguro y la okupación

La ocupación de viviendas (u okupación) es una realidad y lo cierto es que sigue sin estar bien resuelto desde el punto de vista legal. Es necesario que los poderes públicos den respuesta al problema de la falta de vivienda, a través de los servicios sociales y de una política de vivienda pública suficiente… pero también deben ser capaces de garantizar que nadie se salta las normas, bien a través de la ocupación por la fuerza de inmuebles ajenos, o bien recurriendo a la fuerza para su desalojo. Nos hemos planteado qué ocurre cuando una familia se encuentra ocupada su casa. ¿Cubre el seguro de hogar las necesidades que se le presentan?

Vivienda okupada: un riesgo real

Si los okupas toman una vivienda habitual, el propietario se queda en la calle, sin sus cosas, y además de iniciar el proceso para recuperar su casa, debe buscarse otra vivienda para ese periodo… ¿pueden contar con la ayuda del seguro ante los daños y perjuicios que deberán afrontar? Nuestros colegas de OCU Fincas y Casas han pasado revista a varias pólizas de seguros de hogar, y han comprobado que no cuentan con una cobertura adecuada para hacer frente al riesgo de ocupación.

OCU Fincas y Casas: vivienda ocupada

Lo primero, recuperar la casa

Quedarse sin la casa, de entrada, supone incurrir en importantes gastos:

  • Los simples trámites para tratar de recuperar la vivienda generan gastos jurídicos. El propio proceso puede alargarse mucho. Si se trata de la vivienda habitual (o incluso en una segunda residencia), estamos ante un allanamiento de morada, con lo que los trámites deberían ser más ágiles. En cualquier caso, el seguro de hogar no cubre estos riesgos.
  • Otra opción es recurrir a empresas especializadas en desocupación: el plazo de recuperación, si hay éxito, es más corto que el del proceso judicial, pero no es gratis: el “servicio” puede tener un coste orientativo de unos 3.000 euros.
  • Hasta que recuperes la casa, tendrás que afrontar el pago del alquiler de un lugar donde vivir. Ninguna aseguradora cubre este perjuicio.
  • Además, hay casos en que el propietario de la vivienda ha sido condenado por los daños que el okupa ha causado a otros vecinos o a la comunidad de propietarios, si aprecian falta de diligencia en el propietario: la responsabilidad civil como propietario frente a la comunidad y los vecinos por los daños que pueda ocasionar quien haya ocupado la vivienda sí está bien cubierta en las pólizas de hogar.

Después, recuperar tus cosas

Tras la recuperación de la vivienda hay que reparar todos los daños que se hayan ocasionado y reponer el equipamiento que haya sido hurtado.

  • Si se han producido daños por vandalismo en el edificio y en el mobiliario, tendrás que repararlo o comprar nuevas cosas. ¿Quién lo paga? Pues según el estudio de OCU Fincas y Casas, hay algunas pólizas que cubren parcialmente estos riesgos: las que más, el 100% menos una franquicia, o un porcentaje del 15% del capital del edificio y 100% del equipamiento. Otras lo cubren en cuantías limitadas (hasta 500 € por continente y 500 € por contenido). En actos vandálicos es habitual la exclusión de rotura de cristales y pintadas en las paredes.
  • En caso de que hayan hurtado bienes o parte de los enseres que había en la vivienda, la situación también es variada: hay seguros que cubren la totalidad de ese hurto al 100%, pero otras cubren una parte (hasta el 10% del capital asegurado por mobiliario o una cantiad fija), y otras no contemplan esta posibilidad.
  • ¿Y los gastos jurídicos para reclamar los daños vandálicos y el hurto al okupa? Es habitual que lo cubran las pólzias de seguro, si bien es frecuente que quien se coló en la casa  sea insolvente y las posibilidades de obtener algo positivo son muy bajas.

Por otro lado, el alquiler de una vivienda mientras duren las obras de reparación por los daños por vandalismo solo está cubierto en algunas pólizas.

¿Y si es la segunda vivienda?

El fenómeno de la okupación es más frecuente en segundas viviendas, que a menudo permanecen vacías durante varios meses. Aunque estén aseguradas, en este tipo de viviendas los propietarios suelen optar por las versiones más básicas de las pólizas de hogar... Auqnue si okupan nuestra casa de vacaciones no necesitaremos buscar un alojamiento alternativo, el resto de problemas (daños, responsabilidad civil...) se producirán igual 

Okupación: un riesgo que no cubren los seguros

En conjunto, los seguros de hogar no ofrecen coberturas suficientes para todos los daños que un okupa puede provocar.  En general, no ofrecen una cobertura suficiente para estos casos: sería deseable que las compañías de seguros más dinámicas introduzcan mejoras en sus coberturas, para adaptarse a las necesidades de los usuarios en el caso de ser víctimas de okupas.

Nuestro consejo es que revises tu póliza de seguro, y compruebes cuáles de los riesgos que hemos descrito estarían cubiertos, al menos en parte (y en qué cuantía): los daños por vandalismo, el hurto, la cobertura de la responsabilidad civil...

OCU ha revisado lo que ofrecen pólizas de hogar de Allianz, Atlantis, Axa, Generali, Mapfre, Mutua Madrileña y Santa Lucía: acceder al detalle del estudio.

En conjunto, de las pólizas analizadas por OCU Fincas y Casas, destaca la póliza de Atlantis Hogar Total que ofrece una mejor cobertura general frente a estos sucesos, pues cubre bien los riesgos de vandalismo, hurto y perjuicio por inhabitabilidad de la vivienda mientras se hacen los trabajos de reparación, no mientras dura la ocupación. Infórmate sobre lo que ofrece este seguro.

¿Necesitas un buen seguro de hogar?

Sean cuáles sean los riesgos que necesitas cubrir, siempre es buena idea contar con un seguro de hogar. Si no dispones de él y estás pensando en contratar uno, no vayas a ciegas: consulta nuestro

Comparador de seguros de hogar