Noticia

El semáforo de la CNMV no basta a los inversores

18 mayo 2020

Si en estos tiempos revueltos crees que la forma más segura de invertir es fiarse del semáforo de riesgo de las inversiones de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, ten cuidado. No está lo bastante bien pensado como para evitar que te equivoques y acabes perdiendo dinero cuando creías que era imposible.

¿Ayuda para el inversor? Debería afinar más

En febrero de 2016, tras diversos episodios que demostraron lo fácil que lo tenía el pequeño inversor para colocar su dinero en productos que no le convenían, se creó el semáforo de riesgo de la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Se trata de una escala numérica del 1 al 6, que valora el riesgo que en teoría asumes cuando contratas tal o cual producto financiero.

La idea es buena pero en nuestra opinión y a pesar del tiempo que ha tenido para perfeccionarse, este semáforo sigue sin cumplir su cometido de guía fiable para inversores.

Como en este momento el panorama económico está revolucionado por culpa de la pandemia de Covid-19, no tiene nada de raro que haya inversores que se dejen guiar solo por este semáforo, que en nuestra opinión debe ser mejorado y no usado como única herramienta para decidir.

Por qué el semáforo de la CNMV te puede llevar a error

  • Se deja productos fuera por lo que puedes acabar invirtiendo a ciegas de todos modos: no incluye los  productos que tengan su propia escala, como los fondos de inversión o los planes de pensiones, ni tampoco los títulos de deuda pública nacional, autonómica o local, como si estuvieran del todo libres de riesgo y todos en la misma medida. Tampoco se mete en la comercialización de los productos manifiestamente peligrosos, puramente especulativos y no aptos para inversores corrientes.
  • Elimina detalles que influyen mucho: no valora los gastos ni las comisiones que merman la rentabilidad, y tampoco tiene en cuenta el factor tiempo, que es crucial ya que hay inversiones cuyo riesgo varía según en cuánto tiempo quieran recuperarse.
  • La escala de 1 a 6 es poco intuitiva y demasiado gruesa. Además, puede parecer que el riesgo crece por igual entre cada uno de los seis escalones y sin embargo, algunos saltos de escalón suponen asumir un riesgo proporcionalmente mucho mayor que otros. El nivel 6, especialmente, mezcla productos muy diferentes, de los que algunos garantizan al menos parte de la inversión y otros nada de nada.

Por todas esas razones y mientras intentamos que la CNMV revise y mejore la utilidad de su semáforo de riesgo, te damos unos cuantos consejos para invertir.

Antes de invertir, consulta toda la información

En cualquier momento y en particular en este momento de grandes incertidumbres debido al impacto del coronavirus, es conveniente andar con pies de plomo y no invertir sin antes asesorarse bien:

  • No decidas tus inversiones consultando una sola fuente. El semáforo de la CNMV, incluso si llega a mejorarse, solo es una herramienta más.
  • Recuerda que la entidad que comercializa el producto que te interesa está obligada a entregarte información sobre los riesgos en soporte duradero.
  • Sírvete del barómetro de OCU Inversiones, que con sus once escalones y mayor amplitud de miras, hila mucho más fino.
  • Si huyes del riesgo y las complicaciones y tienes claro tu horizonte de inversión, usa nuestro comparador de depósitos.

CUÁNTO ESTÁS PENSANDO INVERTIR Y EN QUÉ PLAZO

  • Si ya tienes una estrategia de inversión a largo plazo y estás asustado por las pérdidas que acumulan los mercados estos días, valora poner en práctica nuestra estrategia mixta defensiva, que tiene por objetivos obtener un rendimiento anual del 3% en los próximos 10 años, según su composición actual, y limitar las pérdidas al 5% en un año desfavorable. Eso sí, ninguno de ambos objetivos está garantizado.
  • Si no quieres o no puedes invertir por el momento y necesitas tener tu dinero disponible, no te conformes con cualquier cuenta bancaria.

ELIGE UNA CUENTA BANCARIA AL SERVICIO DE TUS INTERESES