Noticia

Nueva normativa sobre cajeros

05 octubre 2015
cajero

05 octubre 2015

El Gobierno ha decidido regular el cobro de las comisiones de cajeros, una norma que pretende zanjar la polémica, pero que aún suscita muchas dudas entre los usuarios  y que de momento no responde a la cuestión principal ¿cuánto pagaremos?

En abril de 2015 Caixabank anunció que cobraría una comisión de dos euros por usar sus cajeros automáticos a quienes no fueran clientes. BBVA y Banco Santander decidieron adoptar la misma estrategia, aunque no llegaron a hacer efectivo el cobro.

Solo una comisión por cada servicio

La polémica surgía al plantearse la legalidad del cobro de esta comisión. Según el Banco de España, la retirada de efectivo en un cajero constituye un único servicio de pago: por tanto, ese servicio solo puede dar lugar al cobro de una comisión, ya sea por la entidad emisora de la tarjeta o por la propietaria del cajero. Lo que no aclaraba es qué entidad es la que puede cobrar la comisión.

Nueva regulación

OCU ha sido muy crítica con el cobro de esa comisión, que juzgamos desproporcionada y contraria a la competencia. Y así se lo manifestamos al Ministerio

Ahora, el Gobierno ha decidido regular el cobro de las comisiones por uso de cajeros. La nueva norma establece que:

  • Las entidades propietarias de los cajeros son las únicas que pueden cobrar comisiones por su uso.
  • Esas comisiones no se pueden repercutir directamente al titular de la tarjeta: debe ser la entidad emisora de la tarjeta la que asuma el pago de la comisión
  • La entidad emisora de la tarjeta podrá después repercutir a sus clientes la cuantía de esa comisión en su totalidad, una parte o nada en absoluto… pero lo que no podrá es cobrar a su clientes una cantidad superior, salvo en caso de extracciones con tarjeta de crédito.

Las entidades tienen hasta el 1 de enero de 2016 para adaptarse a la nueva normativa: hasta entonces, todo seguirá como hasta ahora (Caixabank ya ha anunciado que retira la famosa comisión de 2 euros).

¿Pagaremos más comisiones?

No es posible saber aún si acabaremos pagando más comisiones.

  • Las comisiones siguen siendo libres, por lo que los propietarios de los cajeros pueden fijar los importes que estimen convenientes (solo se pueden revisar anualmente).
  • Las comisiones a pagar por los consumidores seguirán dependiendo exclusivamente de la entidad emisora de la tarjeta, la única que puede cobrarlas. Sin embargo en la práctica dicha comisión dependerá de la establecida por el propietario del cajero.

La banca online y los que no tienen cajeros salen perdiendo

Las comisiones deben ser iguales para todos los emisores de tarjetas, salvo cuando exista un acuerdo entre entidades. Precisamente la nueva normativa abre la puerta a que las entidades lleguen a acuerdos, por ejemplo para no cobrarse comisiones o establecer comisiones más reducidas.

Lo único que está claro es que la nueva normativa perjudica a las entidades sin apenas red de cajeros, como los bancos online, que pagarán comisiones más altas por el uso que hagan sus clientes de cajeros ajenos, salvo que lleguen a acuerdos con entidades propietarias de cajeros. Muchos de esos bancos no cobraban comisiones a sus clientes por sacar dinero del cajero, y ahora deberán mover ficha, probablemente decantándose por llegar a acuerdos con terceros o por limitar las extracciones gratuitas a sus clientes. 


Imprimir Enviar por email