Informe

Niños seguros en el agua

18 julio 2019
playa

18 julio 2019

Los ahogamientos de niños vuelven a ser noticia. Bastantes accidentes podrían haberse evitado si el niño supiera nadar y hubiese estado vigilado por un adulto. El mensaje es claro: apunta a tus hijos a natación. Y no confíes en los juguetes acuáticos, por que no son elementos de seguridad.

5 principios de seguridad

1. El socorrista, tu aliado

La presencia de un socorrista es vital, tanto en el mar como en una piscina, y una tranquilidad cuando se está con niños pequeños: primero, porque representa una segunda persona vigilando y segundo, porque es una persona preparada para rescatar y atender a un accidentado.

Evita las playas sin servicio de socorrista. En las piscinas públicas su presencia es obligatoria; en las privadas, en comunidades de vecinos de más de 30 viviendas o un vaso de más de 200 m2 de superficie. El socorrista debe llevar un móvil por si es necesario hacer alguna llamada de emergencia.

socorrista

2. Respeta las banderas

Recuerda, una playa con bandera verde señala un mar tranquilo, sin corrientes ni olas grandes, todo lo contrario que una bandera roja, que prohíbe el baño. La bandera amarilla, por su parte, indica condiciones poco favorables para el baño: precaución y mucha atención a los menores.

3. Embarca seguro

Si vas a navegar en una embarcación de recreo o practicar algún deporte náutico, como el esquí acuático, ponte un chaleco salvavidas. Y asegúrate de que los pequeños van siempre protegidos.

4. Cuidado con los choques

  • Evita bucear o saltar en aguas turbias, podría haber rocas u otros nadadores que no son visibles.
  • En la piscina evita los juegos en los bordillos: no dejes que los niños corran y jueguen cerca de los bordes. Quita los juguetes de los bordillos, fuera y dentro del agua.
  • Cuidado cuando salten: podría haber alguien debajo que estuviera sumergido en ese momento.

5. Mide las fuerzas... y si hace falta pide ayuda

Si estando en el mar sientes que desfalleces, intenta conservar la calma. Échate de espaldas y recupera las fuerzas. No nades contra la corriente, ponte de espaldas e impúlsate sólo con las piernas, en paralelo a la playa.

Si el agua está muy fría, extrema las precauciones. Y si bebes alcohol, espera a que se te pasen los efectos.

En caso de un accidente en el agua, llama a los servicios de emergencia al 112. No es buena idea asumir esfuerzos para los que no estamos entrenados ni sobreestimar nuestras fuerzas, especialmente en el mar.