Informe

Solvencia familiar en 2020: aumenta la brecha entre hogares

Demasiados hogares con economías a la deriva

La pandemia y la crisis económica se dejan sentir para una buena parte de los españoles, que ven como el coronavirus acaba de hundir su maltrecha economía doméstica. Pero esto no es así para todos: quienes no han visto resentirse su nivel de ingresos han mejorado durante este año su capacidad de ahorro y tienen más fácil afrontar algunos gastos.

25 marzo 2021
indice solvencia

El último año ha sido muy duro, marcado por la pandemia y las limitaciones y restricciones a las que nos está obligando. Paradójicamente, la imposibilidad de gastar en determinadas partidas se ha traducido, en muchas familias, en un incremento de la capacidad de ahorro, animado además por la situación de incertidumbre. Pero  no todos han sido igual de afortunados: la crisis que ha traído consigo el coronavirus ha arrasado con la economía de 1 de cada 4 familias españolas, que ha perdido más de un 25% de sus ingresos.

Así afecta la pandemia a la solvencia de las familias

Hemos realizado una encuesta a 2.704 personas de entre 25 y 79 años. A partir de sus respuestas, hemos elaborado el Índice OCU de solvencia familiar 2020, un indicador de la capacidad de ahorro de los hogares españoles y las partidas de gasto que les cuesta más afrontar.

Este índice valora la capacidad para afrontar los gastos de cada hogar, ponderando la relevancia que cada partida tiene sobre el conjunto de la economía familiar y su importancia en la calidad de vida de los encuestados.

Casi la mitad de los hogares, con menos ingresos

Aunque un 55% de los encuestados no han sufrido ninguna merma en sus ingresos en este año tan duro y, hablando en términos puramente económicos, han mejorado su índice de solvencia, un 45% de los hogares españoles han sufrido durante el pasado año una reducción de ingresos. Para el 24% de los encuestados, esa pérdida ha sido de más de una cuarta parte de sus ingresos habituales. Duro.

El Índice de Solvencia Familiar, mejor que en años anteriores

El índice de solvencia medio para 2020 es 52,5, significativamente mejor que en otros años. ¿Cómo puede pasar esto, en plena crisis? Porque lo que está sucediendo es que está haciéndose mayor la brecha entre unas familias y otras. Mientras algunos han reducido sus gastos (sin viajes, sin salidas, sin festejos, comiendo mejor…) debido a la pandemia, y han podido hasta ahorrar, muchos otros tienen dificultades para hacerse con lo más necesario: productos básicos de alimentación, gastos del hogar, sanitarios o educación.

solvencia

Comunidades de "ricos" y de "pobres"

Actividades tan importantes como el turismo, la hostelería o el comercio han sufrido mucho, y esto se plama en los resultados de las diferentes Comunidades Autónomas:

  • Canarias cae hasta el último puesto en solvencia económica y se sitúa casi diez puntos por debajo de la media nacional.
  • Baleares, que en 2019 era una de las mejor situadas, está ahora en la cola y es la Comunidad que más solvencia pierde.
  • Entre las que se sitúan por encima de la media, destaca sobre el resto La Rioja, seguida de Aragón, Castilla y León y Navarra. Tambien merece mención aparte la gran mejoría experimentada por Murcia.

En cualquier caso, el aumento del desempleo y la precariedad laboral son un lastre en las zonas más turísticas, como Andalucía o las islas, o las potentes regiones madrileña y catalana.

Aumentan las diferencias

Mientras que en términos generales la solvencia ha mejorado un poco y es menor el porcentaje de personas a las que les resulta difícil afrontar sus gastos, aquéllos en quienes más se ha cebado la crisis se han resentido mucho.

En este último año ha crecido extraordinariamente el número de desempleados o de personas cuyo empleo está en situación muy precaria: ERTES, reducciones, descenso de ingresos…  La situación es especialmente complicada para ese 24 % de la población que ha visto cómo sus ingresos han caído más de una cuarta parte: de media, su solvencia se ha desplomado casi 10 puntos respecto a los valores de años anteriores. 

Dificultades para afrontar gastos corrientes

En el siguiente gráfico podemos ver el porcentaje de usuarios que tiene dificultades para afrontar gastos corrientes: las partidas están ordenadas en función de su peso en la calidad de vida, a juicio de los propios encuestados.

solvencia partidas

  • Casi un 38% de los encuestados no puede afrontar el pago de consultas médicas privadas, y el dentista es un lujo para 4 de cada 10 usuarios.
  • Casi una cuarta parte tiene difícil comprar alimentos frescos básicos como frutas, verduras, carne o pescado.
  • En torno a un 30% de los hogares tiene dificultades para pagar los gastos del hogar: suministros, o el gasto de telefonía e Internet.
  • El coche y los gastos que lleva aparejados resulta bastante o muy dificil de afrontar para 3 de cada 10 usuarios.
  • También son más de un tercio los que a duras penas pueden costearse actividades de ocio, culturales
  • De las vacaciones más vale olvidarse, son imposibles de abordar para la mitad de la población.

Más fácil ahorrar… para algunos

Al mismo tiempo, los que no han visto afectados directamente en sus ingresos, sí han reducido muchos gastos, con lo que han podido destinar ese dinero al ahorro o a costear otras partidas. Preguntamos a los usuarios...

ahorro familias

Aunque para algunos sea más fácil ahorrar ahora que antes (hay un 6 % más de hogares que en 2019 en los que resulta fácil o muy fácil hacerlo), el futuro se ve bastante negro. De hecho, el mayor ahorro se ve incentivado no solo por las limitaciones al consumo, sino por las restricciones autoimpuestas en previsión de una época de "vacas flacas".

La mitad de los hogares españoles necesitan ayudas

OCU pide al Gobierno ayudas directas a los consumidores vulnerables, especialmente en hogares con niños, que están entre los más afectados según la encuesta. Pero también hay que buscar soluciones para todas esas familias que tienen dificultades incluso para afrontar los gastos cotidianos y cuya situación no ha hecho más que empeorear en los últimos meses.