Consejos

3 consejos para amamantar a tu bebé

05 agosto 2019
como-amamantar

05 agosto 2019

A la hora de amamantar, cada madre y cada bebé son un mundo. No hay un patrón, puesto que cada binomio madre-niño tiene sus tiempos y ritmos. Aun así, existen consejos con base científica que pueden favorecer a que el entendimiento entre ambos sea más rápido.

Aquí tienes algunos consejos generales sobre cómo amamantar a tu bebé:

1. Evita biberón y chupete

amamantar-grafico-1 

Si estás valorando la opción de la lactancia materna, es importante que sepas que es algo que te va a suponer una dedicación casi exclusiva durante las primeras semanas. Delega el resto de tareas hasta donde te sea posible. 

En el caso de que finalmente decidas amamantar a tu bebé, lo primero que debes hacer es ponerlo en el pecho cuanto antes, lo ideal es en su primera hora de vida. Y debes dejar que mame cuando quiera y la cantidad que le apetezca, sin forzar.

No le des chupetes ni biberones, ya que la forma de obtener líquido de una tetina es diferente a la del pecho materno: mientras en la primera el bebé extrae cada trago succionando con los labios y hundiendo los carrillos, en la segunda este exprime los conductos mamarios presionando con la lengua e hinchando los carrillos al salir la leche.

2. Sentada o tumbada: como te resulte más cómoda

amamantar-grafico-2 

A la hora de amamantar a tu bebé, puedes elegir hacerlo sentada o tumbada. Ahora bien, hay ciertos aspectos, sobre todo relativos a tu postura y a la manera de colocar al pequeño, que debes tener en cuenta:

  • Si optas por sentarte, usa una silla baja y sin apoyabrazos, manteniendo la espalda recta y las rodillas ligeramente más altas que la cintura. En cuanto a la manera de sostener al bebé, el ombligo del pequeño debe “mirar” al tuyo y no debes acercar el pecho al niño, sino al contrario, que sea él quien lo busque.  
  • Si prefieres tumbarte para dar el pecho, sigue la misma regla que sentada en cuanto a la posición del bebé.
3. Que sea el bebé quien se coja

amamantar-grafico-3 

Como hemos comentado un poco más arriba, el niño es quien se tiene que acercar al pecho. Para que al pequeño le resulte más fácil encontrarlo y acoplarse, haz que sus labios rocen con tu pezón. Si lo ves necesario, sujeta tu pecho poniendo la palma de la mano por debajo y el pulgar por encima, pero lejos de la areola.

Lo idóneo es que el bebé tenga la boca muy abierta, abarcando la areola completa (o casi), y el labio inferior doblado hacia fuera. Para extraer la leche, colocará la punta de la lengua por debajo del pezón y ejercerá presión tanto con ella como con la mandíbula.

Si sientes dolor o molestias, puede que sea porque la postura o el agarre no son los mejores.

Una cosa es la teoría y otra la práctica….

La lactancia materna es una experiencia que puede ser estresante y llena de incertidumbres. Por ello, desde OCU, te recomendamos que recurras a tu matrona o a grupos de apoyo en el caso de que tengas dudas y necesites consejo sobre cómo amamantar.