Informe

¿De dónde salen los neumáticos?

09 abril 2013
Huella neumático

09 abril 2013

Hasta que un neumático pasa a formar parte de tu coche realiza un complejo proceso que se inicia en la otra punta del globo, en países como Tailandia, Indonesia o Malasia. Las condiciones de produción no siempre son adecuadas. Por eso, hemos comprobado in situ cómo se fabrican.

El cultivo del caucho

Para comprobar las condiciones de cultivo y producción del caucho natural que se utiliza para fabricar neumáticos, hemos enviado a un periodista especializado en responsabilidad social y a un fotógrafo a Tailandia, Malasia e Indonesia, los mayores productores mundiales de caucho natural, que atesoran el 70% de la producción.

La industria del neumático consume el 70% del caucho natural mundial, que se procesa de diferentes maneras dependiendo de su uso. Los bloques de caucho se utilizan para la industria de los neumáticos, mientras que el látex concentrado se usa para hace guantes, globos o condones.

Los neumáticos se hacen con caucho natural y sintético. La materia prima de este último es el petróleo, mientras que el caucho natural procede del líquido lechoso (látex) de diversos árboles tropicales, como el Hevea. El caucho natural supone aproximadamente un 18% del peso de un neumático.

Hay pocas marcas de neumáticos propietarias de plantaciones de caucho. Entre las que sí lo son destacan Michelin (Brasil, Nigeria, Costa de marfil, Liberia y Ghana) y Bridgestone (Indonesia y Liberia).

Pero la producción de caucho se realiza tanto en pequeñas propiedades como en grandes plantaciones:

  • Más del 80% de la producción mundial procede de pequeñas propiedades, de entre media y 3 hectáreas.
  • En las grandes plantaciones se realiza todo el proceso de extracción y producción del caucho.

El caucho natural es una 'commodity'; es decir, una materia prima cuyo precio se decide en los mercados financieros. Los precios pueden fluctuar hasta un 30% en un solo mes, lo que convierte a la producción de neumáticos en un negocio de elevado riesgo.


Imprimir Enviar por email