Noticia

La gasolina más barata y más cara de España

30 junio 2015

30 junio 2015

Guárdate todo el dinero posible para cuando llegues a tu destino tras la Operación Salida. No queremos que lo malgastes repostando y por eso hemos encontrado para ti las gasolineras que deben atraerte (las más baratas) y las que debes evitar (las más caras). 

Mucho impuesto, poca competencia

El consumidor motorizado vive pendiente del barril de Brent. Si el año pasado su precio caía hasta un 40%, ahora vuelve a repuntar y sorprende al veraneante con una gasolina y un diésel más caros de los que se esperaba.

El efecto cohete-pluma forma parte de nuestra rutina: si el petróleo cae, esta bajada tarda en trasladarse al precio del combustible; pero si el petróleo sube, tu bolsillo lo nota enseguida. Es decir: el precio de la gasolina sube como un cohete y baja como una pluma. 

A estas turbulencias internacionales se suman particularidades locales, como nuestro impuesto de hidrocarburos. Cada comunidad autónoma es libre de gravar más o menos en el tramo de este impuesto que les corresponde (y que ha sustituido al céntimo sanitario, declarado ilegal por el Tribunal Europeo).

  • Así se explica que las comunidades más baratas para repostar sean Navarra, Aragón y La Rioja, donde el tramo autonómico de este impuesto no se aplica (como tampoco se hace en País Vasco y Cantabria).
  • Así se explica que las comunidades más caras para repostar sean Baleares y Galicia, donde el tramo está al máximo: 4,8 céntimos por litro más IVA (lo mismo sucede en la mitad sur de España -excepto Madrid- y el resto de comunidades mediterráneas). 
  • Cuestión aparte es la de Canarias, Ceuta y Melilla, con una fiscalidad completamente diferente.  

La abundancia de impuestos convive con la falta de competencia. El oligopolio es una realidad: BP, Cepsa y Repsol acaparan el 60% de las gasolineras de España y sus precios son prácticamente idénticos. 

  • La diferencia entre las cadenas de gasolineras más caras y más baratas no supera el 15%.  

Así las cosas, son las gasolineras de supermercados (Alcampo, Eroski, BonÀrea) y las de compañías pequeñas (Ballenoil) las únicas que agitan el mercado y ofrecen mayores posibilidades de ahorro. 

La influencia de estas "gasolineras lowcost" influye en las estaciones de servicio cercanas y las obliga a bajar precios. 


Imprimir Enviar por email