Consejos

Menús de gala... con precauciones

29 diciembre 2015
Menús navideños

29 diciembre 2015

En estos días festivos pasan por nuestra mesa alimentos menos habituales. Para deleitarte el paladar y proteger al mismo tiempo tu estómago y tu bolsillo, basta con seguir unas indicaciones básicas. Te recordamos cinco consejos para tres manjares típicos de las cenas de fin de año.

Salmón ahumado

  • 1. Color uniforme: elige las láminas de salmón con aspecto más homogéneo y escoge el producto con la fecha de caducidad más tardía.
  • 2. Consérvalo en la parte más fría del frigo (máximo 4ºC): conviene terminarlo lo antes posible.
  • 3. Comprueba la etiqueta: la práctica totalidad del salmón que nos venden procede de piscifactoría y vendrá indicado en la  etiqueta por el país de origen.
  • 4. Para disfrutar al máximo conviene abrir el paquete una hora antes de consumirlo. Tiene más sabor si se deja templar a temperatura ambiente, como el jamón (la grasa se funde).
  • 5. Si sobra o compras con antelación, se puede congelar: no pierde sabor ni textura, pero acábalo antes de 3 meses.

Caviar y huevas

  • 1. Mejor no comprar caviar en botes de vidrio: es sensible a la luz. 
  • 2. En el mercado hay caviar de piscifactoría español algo más barato que el importado. También sucedáneos como huevas de salmón, trucha o lumpo que resultan mucho más baratos. O esferificaciones a base de pescado o algas (en nuestros análisis consiguieron buena valoración). 
  • 3. Conservar en el frigo y no en el congelador.
  • 4. Cerrado dura 1 mes en el frigo, pero una vez abierto mejor terminarlo en 24 horas.
  • 5. Presta atención a la etiqueta para saber qué te vas a comer.

Almejas y mejillones

  • 1. Deben llevar obligatoriamente una etiqueta en la que se indique dónde fueron pescadas y confeccionadas, así como fecha de caducidad y nombre de la especie de molusco.
  • 2. Cuandos las compres deben estar vivas: puedes comprobarlo al ver que permanecen cerradas o se cierran cuando se golpea la concha.
  • 3.Salvo que tengan mucha arena no es imprescindible conservarlas en agua, ya que obligatoriamente han sido depuradas antes de venderse (el papel que las acompaña indica cuándo y dónde).
  • 4. Consérvalas en fresco pero sin frío excesivo: en el cajón de la nevera y protegidas con un paño húmedo. Si compras con antelación, cuécelas y congélalas en su agua de cocción. 
  • 5. Descarta aquellas que no se abran solas durante la cocción: podrían estar muertas. 

¿Dudas? ¿Problemas? También en cuestiones de dietética y nutrición la Línea OCU Salud te puede orientar: llama al 900 101 851.


Imprimir Enviar por email