Consejos

Objetivo: una dieta más sostenible

Día de la alimentación 2020

Todos sabemos que lo que comemos y la forma en que lo hacemos influye en nuestra salud, pero a veces no somos conscientes de que también puede afectar, y mucho, a nuestro entorno. En el Día de la Alimentación 2020 desde OCU recordamos las claves para combinar una buena nutrición y el respeto al planeta.

16 octubre 2020
comer bien y sostenible

Día de la Alimentación: cultivar, nutrir, preservar

Precisamente, con motivo del Día de la Alimentación en FAO, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, quieren destacar el papel de los #Heroesdelaalimentacion y hacer hincapié en los efectos que nuestras acciones tienen para el futuro. El lema Cultivar, nutrir, preservar. Juntos va en esa misma línea.

¿Cómo hacer tu dieta más sostenible?

¿Quieres apostar por una alimentación más racional y sostenible? Está en tu mano, y puedes lograrlo con algunos sencillos gestos, como incluir más fruta y verdura estacional en el menú, moderar la ingesta de carne o apostar por el producto de proximidad.

Te proponemos centrarte en cuatro aspectos clave que, por si mismos, van a hacer tu alimentación más respetuosa con el entorno:

1. Valorar el impacto ambiental de los alimentos

Las pirámides alimentarias, de las que hay distintas versiones, se centran en destacar aquellos alimentos que desde una perspectiva nutricional deben ser la base de nuestra dieta, los que debemos comer más frecuentemente, en contraposición a los que, menos saludables, deberíamos consumir solo de manera esporádica… Pero si nos fijamos en el criterio de respeto al entorno, la cosa cambia, como vemos en la imagen de la fundación Barilla, donde se muestran aquellos alimentos cuya producción deja una mayor huella en el medio ambiente, cuyo consumo deberíamos limitar, y aquellos que tienen menor impacto en el entorno, los que deberíamos consumir más.

2. Recortar el exceso de proteínas

El consumo de proteínas en España ha bajado en los últimos años, de 68,6 g diarios en 2005, a 55,8 en 2017 . Esta tendencia se explica también por el aumento del porcentaje de vegetarianos y flexitarianos en nuestro país… pero aún así, ingerimos más proteínas de las necesarias: la OMS cifra esta cantidad en 52,5 gramos al día, para un adulto sano de 70 kg de peso.

Además, el problema es que el 60% de las proteínas que tomamos son de origen animal, con la carne como protagonista muy relevante. Se calcula que de media consumimos unos 164 gramos diarios de carne, tres veces más de lo recomendable.

carnes

3. Aumentar la ingesta vegetal

A cambio, la clave es poner más alimentos de origen vegetal en nuestros platos. No se trata de volverse vegetariano, pero sí de dar a los vegetales un papel protagonista y dejar de pensar en ellos solo como un acompañamiento o guarnición. Verduras, legumbres y hortalizas admiten muchas preparaciones. Da rienda suelta a tu imaginación y plantéate diversas formas de cocinarlas: ensaladas, cocidas o al vapor, en sopas y purés, a la parrilla, en el horno, rellenas… pero también como cremas para dipear, en originales carpaccios, empanadas o emparedados.

vegetales

 4. Apostar por equilibrio y variedad

Un menú variado es, solo por el mero hecho de serlo, más sostenible: la demanda se diversifica y no se concentra solo en unos pocos recursos. Esto es muy evidente en el caso del pescado y marisco, donde la alternancia entre especies es fundamental por razones de salud, equilibrio nutricional pero también para no agotar los caladeros. Te animamos a modificar ligeramente tus hábitos de compra, fomentar una pesca más ecológica, dando preferencia a las capturas locales y respetando la estacionalidad. Y lo mismo es válido en frutas y verduras: elegir las más cercanas y de temporada es bueno para ti y para el entorno.

cesta fruta

Los 10 mandamientos de una alimentación sostenible

  1. Dar más peso a los vegetales.
  2. Reducir la ingesta de carne y derivados cárnicos.
  3. Adquirir producto local siempre que sea posible.
  4. Respetar la temporalidad de los alimentos.
  5. Dar prioridad a los productos frescos sobre los procesados.
  6. Comprar solo lo justo para evitar desperdicios.
  7. Comer lo que necesitas, para no caer en los excesos calóricos y el consiguiente sobrepeso.
  8. Abrir la mente a nuevas opciones: otro tipo de verduras, pescados económicos de producción nacional…
  9. Apostar por los alimentos integrales mejor que por los refinados.
  10. Siempre que sea posible, beber agua del grifo en vez de embotellada.

Poniéndolos en práctica, al menos alguno de ellos, estarás movilizándote a favor de la sostenibilidad y de un entorno mejor para todos.

Aún puedes dar un paso más en la misma línea, apoyando nuestra campaña por la sostenibilidad y el respeto al entorno, si aún no lo has hecho...

Cámbiate al verde con OCU