Noticia

Una receta fácil para hacer tomate frito casero

10 agosto 2020
Receta de tomate frito casero

En verano los tomates están en plena temporada. Anímate a seguir nuestra receta para preparar una rica salsa de tomate o tomate frito y te decimos también cómo embotarla. Tendrás una salsa casera natural, saludable... y para chuparte los dedos.

Cómo hacer tu propia salsa de tomate

El verano es la mejor época

El verano es una buena época para hacer una buena cantidad de salsa de tomate y embotarla porque es cuando los tomates suelen estar más baratos. En nuestro calendario de frutas y verduras puedes consultar cuál es la mejor temporada de estos alimentos:

CALENDARIO DE FRUTAS Y VERDURAS

Te ofrecemos una receta con 5 ingrediente básicos que puedes personalizar a tu gusto para conseguir ese sabor especial. Por ejemplo, prueba con otras hierbas aromáticas: orégano, tomillo, etc. Ese tipo de condimentos puede ser un sustituto de la sal.

¿Qué beneficios nutricionales tiene el tomate fresco?

El tomate es bajo en calorías y en grasas. Su aporte en fibra y en minerales son discretos, pero en contrapartida es muy rico en vitaminas (A, D, E, del grupo B y también C). Otro componente importante es el licopeno, un antioxidante que es más activo cuando se consume triturado que entero. Más información en la Base de Datos Española de Composición de Alimentos BEDCA.

Con cinco ingredientes muy comunes

La variedad más empleada para salsas, por tener más pulpa, menos agua y un sabor menos ácido, es el tomate pera. Por eso vamos a utilizarlo para nuestra receta. Necesitarás:

  • 5 kg de tomates pera bien maduros;
  • 4 cebollas medianas;
  • 1 ramillete de albahaca;
  • aceite;
  • 2 cucharaditas de sal

Tomates pera

¿Cómo se hace?

Una receta en cinco pasos

Busca un día que tengas unas horas libres porque todo el proceso que vamos a comentar lleva su tiempo. Estos son los pasos:

  1. Se pelan y cortan las cebollas. Se sofríen con aceite en una sartén o cazuela grandes.
  2. En una olla, pon agua a hervir para escaldar los tomates unos segundos. Si antes les haces una pequeña incisión te costará menos pelarlos. Después, ábrelos por la mitad para quitar las semillas. Para que tarden menos en cocinarse, pícalos en dados.
  3. Añade los dados de tomate y la albahaca al sofrito de cebolla.
  4. Echa la sal. Deja la cazuela destapada a fuego lento unos 40 min, para que se evapore el agua, removiendo de vez en cuando.
  5. Cuando la salsa se haya reducido, retira la albahaca. Tritura a continuación la salsa pasándola por el chino.

salsa de tomate casera

Siete trucos culinarios

  • El tomate en fresco es muy sensible a los cambios bruscos de temperatura. Si se necesita que maduren, hay que guardarlos fuera de la nevera y protegidos de la luz.
  • ¿No tienes tomates frescos en casa o solo unos pocos? Puedes usar el triturado para elaborar una salsa casera.
  • Cuanto más triturado incorporemos el tomate, menos tardará en cocinarse y mejor textura tendrá la salsa, con menos tropezones.
  • Es importante cocinar el tomate en aceite de buena calidad y los demás ingredientes que queramos incorporar a la salsa a fuego lento, poco a poco y destapado para permitir que se evapore el agua y se concentren todos los aromas.
  • Se puede partir de una salsa de tomate básica (pocos ingredientes) e ir incorporando ingredientes que nos puedan permitir elaborar la salsa a nuestro gusto: tomate troceado, hierbas aromáticas, verduras cocidas, etc.
  • Se puede añadir un poco de tomate concentrado para potenciar el sabor de la salsa (sobre todo en aquellos casos en que los tomates no hayan sido de buena calidad).
  • Un truco para acelerar la cocción es congelar previamente los tomates. Cuando se descongelan se pelan fácilmente y pierden mucha agua.  

¿Cómo embotar tu salsa de tomate frito casera?

Utiliza unos tarros bien limpios de cristal provistos de tapas que puedan cerrarse a rosca.

Vierte en ellos la salsa, dejando un par de centímetros sin rellenar, y enrosca inmediatamente la tapa hasta dejarlos bien cerrados.

Para esterilizarlos, pon esos envases cerrados dentro de una olla a presión. Cúbrelos con agua hasta la mitad de los tarros y, cuando la válvula empiece a sonar, baja el fuego y cuenta unos 20 min. Si se utiliza una olla rápida, con 10 min bastan.

Todo el proceso, desde la preparación de la salsa hasta el embotado te puede llevar unas dos horas.

Dos consejos, por tu seguridad:

  • Pon en cada tarro una etiqueta con la fecha de envasado e ingredientes.
  • Consúmelos preferentemente antes de que pasen 6 meses.