Informe

Gusanos y algas, ¿alimentos con futuro?

08 septiembre 2016
Alimentos del futuro

08 septiembre 2016

Aunque no suena a menú de tres estrellas, puede que en el 2065 comer estos nutritivos alimentos sea normal y una solución para poner fin al hambre del mundo. Mientras tanto, además de los nuevos modelos productivos que ya se están investigando, una buena forma de evitar el desabastecimiento de la población es No Tirar la Comida

Odisea alimentaria

Según las previsiones dentro de unos 50 años unos 10 mil millones de personas habitarán nuestro planeta. ¡Muchas bocas que alimentar! Se requerirá un aumento exponencial de los recursos alimentarios. A esto hay que añadir que nuestro clima está atravesando por una serie de cambios que pueden afectar a las zonas de cultivo actuales. Un reto enorme teniendo en cuenta que todavía hoy hay gente que se muere de hambre.

¿Una solución? Evitar el desperdicio

Hasta un tercio de todos los alimentos se desperdician en toda la cadena de suministro, desde la producción inicial hasta el consumo final de los hogares. Un exceso en esta época que vivimos ya que representa una pérdida de mano de obra, agua, energía, tierra y otros recursos utilizados en la producción de esos alimentos. 

En este sentido, tan importantes como los hábitos del consumidor son las prácticas de la industria alimentaria: agricultores, ganaderos, pescadores, productores, distribuidores, vendedores y restaurantes son responsables de más de la mitad del desperdicio alimentario. En España ya se están impulsando los estudios para valorar el alcance del problema y el desarrollo de campañas de difusión y sensibilización, como la que llevamos a cabo en OCU:

No Tires La Comida

Comer insectos y algas, una alternativa

Ya que hay miles, producen más carne con menos recursos y tienen muchas proteínas, hidratos de carbono o calcio, tal y como indicamos en este gráfico:

Alimentos del futuro


Imprimir Enviar por email