Consejos

Alimentación: 5 temas pendientes

15 marzo 2017
azucar blanquilla moreno terrones polvo integral madera cucharas

15 marzo 2017

Un día como el de hoy, Día de los Derechos del Consumidor queremos recordarte los frentes que aún tenemos abiertos en el área de la alimentación. Queda mucho por hacer y no queremos quedarnos de brazos cruzados por eso y para que estés informado, queremos destacarte cinco peticiones de toda una larga lista para mejorar nuestros derechos y evolucionar. Te las decimos.

1. Menos azúcar

La cantidad de azúcar de la dieta tanto de niños como de adultos está muy por encima de las recomendaciones. Podemos llegar a superar los 90 gramos diarios, que son el doble de la recomendación máximas de la OMS y hasta cuatro veces más del consumo que la misma OMS considera ideal. Por ello reclamamos:

  • Menos azúcar en productos procesados.
  • Que se incentive por cualquier vía, incluso legalmente la reformulación para disminuir el contenido de azúcar añadido en los alimentos. Esta disminución se tiene que hacer de manera paulatina y sin que suponga sustituir el azúcar por edulcorantes.
  • La Administración debe adoptar normas en este sentido y ejercer un mayor control de la publicidad.

perfiles nutricionales

 Apoya con tu firma la campaña Menos azúcar, más sano y podrás acceder a nuestra calculadora y comprobar cuánto azúcar consumes

Menos azúcar, más sano

Coto a la publicidad dirigida a niños

En España, el 41,3% de los niños entre 6 y 9 años tiene un peso por encima de lo normal, y un 18% de niños son obesos, (según el último estudio Aladino 2015 de la AECOSAN). Gran parte de culpa, la tienen los anuncios a lo que los niños se ven sometidos diariamente. Publicidad de alimentos ricos en grasa y azúcar sin apenas restricción. Los códigos de conducta establecidos son voluntarios y han demostrado ser poco o nada efectivos. Para ello creemos que:

  • No debe hacerse en base a códigos voluntarios sino a una regulación legal, evitando que los menores de edad se vean sometidos a un bombardeo publicitario de alimentos cuya composición nutricional es poco saludable.

 


Una mejor información al consumidor

La etiqueta es el documento de identidad de un alimento y nos debe dar información suficiente para comprar con criterio.

Si bien el Reglamento de Información al Consumidor (1169/2011) y el Reglamento sobre Alegaciones nutricionales y de propiedades saludables (1924/2006) introducen novedades importantes, todavía quedan muchos puntos pendientes de desarrollo.

  • Mayor tamaño de letra para mejorar la legibilidad.
  • Definición de las menciones artesano, casero y natural que abundan en los etiquetados.
  • Mejor identificación del origen de los alimentos.
  • Mejor información nutricional gráfica, objetiva y veraz.
  • Etiquetado con información de ingredientes y nutricional en bebidas alcohólicas.

etiquetado productos

Alimentos funcionales realmente útiles

Ante la gran abundancia de productos funcionales que nos venden bondades nutricionales y de salud, es necesario:

  • Definir los perfiles nutricionales para evitar que alimentos con una composición nutricional poco saludable (ricos en azúcares y en grasas) puedan alegar una propiedad beneficiosa. Esto confunde al consumidor sobre la naturaleza real del producto.
  • Es fundamental que las alegaciones sobre botánicos (preparados a base de plantas) dejen de estar en un limbo, ya que ni se aprueban ni se prohíben. Basta con hacer alusión a un ingrediente vegetal presente en un alimento o en un suplemento para realizar una alegación sin, a día de hoy, estar autorizada por la EFSA. Las alegaciones relacionadas con otras sustancias están totalmente reguladas y su autorización se basa en estudios científicos. Esta situación de indeterminación legal debe terminar en un sentido u otro.

perfiles nutricionales alimentos

Transparencia en las inspecciones de alimentos y establecimientos

La transparencia de las administraciones públicas y su actividad es un valor en alza. En la era de la información, no es comprensible que no sepamos qué establecimientos han sufrido inspecciones sanitarias o de consumo, si las han superado con éxito, o si un producto/establecimiento ha sido sancionado por algún incumplimiento legal.

Esta opacidad beneficia a los infractores que pueden tener ventaja invirtiendo menos en prevención ya que las sanciones son bajas y el procedimiento muy largo. La propia Comisión Europea, en el marco de la modificación de la normativa de inspecciones, ha intentado abordar este asunto sobre la transparencia de la información, pero todavía está poco definido.