Noticia

¿Pastillas para adelgazar? Mejor no

27 noviembre 2014

27 noviembre 2014

Ni Alli, ni Orliloss, el nuevo medicamento genérico con el mismo principio activo, nos convencen: recurrir a fármacos para perder peso está justificado en pocos casos. Sus graves efectos secundarios no deben tomarse a la ligera. ¿Tú quieres perder peso... o perder la salud?

Orliloss: nada nuevo

Orliloss, de Sandoz, es un medicamento genérico que se basa en Orlistat (dosis de 60 mg), sale al mercado como competidor de Alli

  • No requiere receta.
  • Se vende en idénticas presentaciones (42 y 84 cápsulas).
  • Usa un mensaje muy similar.
  • Es más barato que Alli: de media cuesta un 27% menos.

Te pasa factura

Orliloss presenta también los mismos efectos adversos y contraindicaciones, y que son propios del Orlistat. 

Son molestos y frecuentes síntomas gastrointestinales (flatulencia, eventualmente con descarga, urgencia fecal, incontinencia fecal, heces grasas, oleosas, líquidas, dolor abdominal…), provocados porque este fármaco altera el proceso de absorción de la grasa. Estos síntomas tan incómodos se incrementan cuando se toma este fármaco en una comida aislada o con una dieta rica en grasas. 

Los daños hepáticos o renales son efectos adversos raros, pero muy graves: hepatitis, un tipo de nefropatía…

Cuidado si tomas la píldora

Además, la toma de cualquier medicamento a base de orlistat, como Orliloss o Alli:

  • Puede provocar problemas con la absorción de las vitaminas liposolubles (A, D, E y K): esto es importante, por lo que se aconseja tomarlo con un suplemento multivitamínico.
  • Interactúa con los anticonceptivos orales: si tomas la píldora, asegúrate de usar un método anticonceptivo alternativo.
  • Puede interaccionar con fármacos para el tiroides, para la epilepsia y con anticoagulantes orales (como Sintrom).

Pierde peso, no salud

Las pastillas a base de Orlistat (Alli u Orliloss) no son alternativas aceptables para adelgazar, pues no son inocuas: sus efectos adversos e interacciones superan en gran medida a una pérdida de peso marginal y transitoria. Poniendo en una balanza riesgos y beneficios, se trata de un fármaco cuyo uso conviene evitar. ¿Te merece la pena recurrir a la química para perder peso y comprometer de paso tu salud?

Desde OCU, además, criticamos que la comercialización del medicamento (sin receta) no vaya acompañada de los suficientes controles o protocolos de dispensación, para garantizar un uso más seguro para los pacientes.

 


Imprimir Enviar por email