Noticia

Gominolas para adelgazar, la última invención

06 mayo 2016
Golosinas para adelgazar

06 mayo 2016

Pensábamos que ya estaba todo inventado en productos para perder peso, pero la industria alimentaria no deja de sorprendernos. Aunque aplaudimos toda iniciativa que suponga mejorar la calidad de vida, gastarse 15 euros en unas gominolas para adelgazar nos parece una aberración.

La receta para adelgazar no es consumir una cantidad determinada de azúcar para beneficiarse del supuesto efecto adelgazante de una fibra en forma de caramelos. Si quieres perder peso son necesarios cambios de hábitos sencillos, claros y sin mensajes contradictorios, como los que hemos encontrado en estas gominolas.

La clave está en la fibra

Para poder vender un producto y decir que ayuda a adelgazar, la receta es fácil: añadir glucomanano, en concreto 1 gramo por porción. 

El glucomanano o Konjac es una fibra dietética muy soluble que, ingerida junto con abundante líquido, resulta capaz de absorber agua formando un gel espeso. Se le otorga efectos beneficiosos en los tratamientos de obesidad por:

  • La sensación de saciedad que produce.
  • Aumentar el volumen fecal.
  • Su función como hipocolesterolemiante interfiriendo en el transporte de colesterol y ácidos biliares;
  • La disminución de los niveles de glucosa e insulina.

Y el truco en la letra pequeña

Una vez obtenido el producto, para poder hacer gala de las propiedades del glucomanano en el envase, es necesario que aparezca la siguiente leyenda: “El glucomanano ayuda a adelgazar cuando se sigue una dieta baja en calorías”. En este caso la EFSA autoriza el uso de la alegación siempre y cuando también se informe al consumidor de que el efecto beneficioso se obtiene con una ingesta diaria de 3 g de glucomanano en tres dosis de 1 g, junto con uno o dos vasos de agua, antes de las comidas, cuando se sigue una dieta baja en calorías.

Teniendo en cuenta que, a pesar de estas autorizaciones, existen estudios que ponen en entredicho los efectos adelgazantes del glucomanano nos queda la sospecha de que la pérdida de peso sea debida a la dieta hipocalórica y no a las gominolas.

Golosinas para adelgazar

Mensajes confusos

Centrándonos en las Gummy Line de Actafarma, nos llaman la atención dos aspectos. 

  • Por un lado, la imagen de que un caramelo sea un elemento clave en la pérdida de peso. La promoción del producto está basada en mensajes como “¿Quién dijo que una Gummy no adelgaza?. 
  • Y en segundo lugar, el hecho de que este producto sea un “complemento alimenticio con azúcar y edulcorante”. En las dos primeras posiciones de la lista de ingredientes se puede leer sirope de glucosa y azúcar. 

La información nutricional no aparece en el etiquetado (los complementos alimentarios no están obligados), pero su servicio de atención al consumidor funciona muy bien. Nos pusimos en contacto con Actafarma que amablemente nos facilitó la información nutricional. A partir de ella, y teniendo en cuenta que hay que consumir 6 gominolas diarias,  el consumo de azúcar al día sería de 17 g. Sí que es cierto que el uso del azúcar está justificado: “Incluir azúcar en la fórmula de este producto no es una elección que se haya realizado al azar, como sabe el principal ingrediente de nuestro producto es el glucomanano, si no incluyéramos azúcar en su composición, necesitaríamos una temperatura superior durante el proceso de fabricación, corriendo el riesgo de que el glucomanano se hidrolizarse y perdiera su función. Nos planteamos incluir edulcorantes en su lugar, pero en este tipo de forma farmacéutica suelen producir gases y ejercer efecto laxante”, explican.

En cualquier caso, insistimos: una pérdida de peso saludable y continuada en el tiempo se basa en un cambio de hábitos alimentarios. Y recurrir a las "chuches" no parece la mejor opción.

 


Imprimir Enviar por email