Noticia

La enésima subida de la luz golpea a quien consume poco

03 febrero 2014
bombilla

03 febrero 2014

El cambio en la parte del precio que controla el Gobierno afecta de manera desigual a todos los consumidores. Perjudica a los bajos consumos, las segundas residencias y las viviendas vacías, pero habrá quien vea descender un poco su factura. 

Desde el 1 de febrero la luz ha vuelto a subir. El alcance de este golpe bajo en el estómago del consumidor se entiende mejor repasando cómo se fija su precio: 

Es más sencillo de lo que parece. Lo que pagamos por la electricidad tiene 2 partes:

  • Peajes (o tarifas de acceso): aquí entra lo que cuesta el transporte y distribución de la energía, las primas a  las renovables... y el famoso déficit tarifario (desfase entre ingresos y gastos del sistema). Esto es lo que regula el Gobierno y supone más de la mitad de lo que nos cuesta la luz.
  • Precio de la energía: se negocia día a día, hora a hora... pero para fijar la tarifa TUR (la que tienen  la mayoría de ciudadanos) se celebran subastas trimestrales. A ellas acuden productores, comercializadoras y grupos de inversión.  

La nueva subida de la luz es fruto de la revisión de peajes que el Gobierno tenía pendiente desde diciembre.  

Peor para quien consume poco

La factura que pagamos también tiene 2 grandes conceptos que ahora se ven alterados: 

  • Potencia contratada (término fijo): el precio de cada kW. Desde el 1 de febrero sube un 18%.
  • Electricidad consumida (término variable): el precio de cada kWh. Baja un 6,9%.

En resumen: sube el mero hecho de tener contratada la electricidad y baja lo que cuesta consumirla. 

Esto perjudica especialmente a las segundas residencias y las viviendas vacías, pero también a quien consuma poca luz.

Quien tenga un consumo medio o elevado lo notará menos (y habrá quien disfrute de una bajada).

La luz no sube para todos

Los cambios, al estar provocados por la modificación de los peajes, afectan a todo el mundo, tanto a los que tengan la tarifa regulada (TUR) como a quien esté en el mercado libre.

Pero paradójicamente esta "subida" puede ser una bajada para algunos:

  • Una casa con 4,6 kW de potencia y 3.500 kWh/año de consumo (en la media) verá bajar su factura un 0,4%. 

Cómo escapar a la subida

  • Revisar la potencia: si los "plomos" de tu casa no saltan aunque uses muchos aparatos a la vez (lavadora, horno eléctrico, cocina...) es probable que tengas una potencia mayor de la que necesitas. Bajar la potencia solo cuesta 10 euros y te ahorra 54 euros al año por cada kW de menos. 
  • Usar el comparador OCU: rastreamos las mejores tarifas del mercado según tu perfil de consumo.
  • Solo para consumos muy bajos: E.ON ha lanzado una tarifa (Mar y Montaña) que elimina el término fijo (potencia contratada) a cambio de pagar más por cada kWh consumido. El comparador OCU puede valorar por ti también esta opción. 

Imprimir Enviar por email