Noticia

Adiós a las facturas estimadas de la luz

27 marzo 2013
Facturas luz

27 marzo 2013

Llegan cambios para los clientes de la Tarifa de Último Recurso (TUR): baja la luz y las facturas dejan de ser estimadas. Pagarán recibos bimestrales basados en consumos reales. Esta medida acaba con las polémicas estimaciones, pero ni es para siempre ni es obligatoria.  

Ya sabes que la electricidad va a bajar de precio para la mayoría de consumidores, pero esto no evitará ciertos sustos al consultar la factura. ¿Cómo se explica?

A partir de abril, la luz baja pero también desaparecen las facturas estimadas para quien tenga contratada la tarifa TUR. Pagarán según su consumo real y la factura llegará cada dos meses. Diremos así adiós a las facturas estimadas, que llegaban cada mes pero provocaban un gran número de quejas.  

Así que, aunque la electricidad nos costará menos a partir de abril, la primera factura tras los cambios de abril dará un buen susto a los clientes de la TUR: acumulará dos meses completos de consumos reales (facturas medias de 60 o 70 euros al mes pasarán a ser de 120 o 140 cada dos meses).   

Sustos y malentendidos aparte, estamos hablando de buenas noticias para los consumidores. Por un lado baja la luz y por otro la factura será un poco más comprensible y controlable. 

No para todos, no para siempre

Las facturas serán bimestrales y basadas en consumos reales solo para los clientes de la TUR. Quien esté en el mercado libre continuará como hasta ahora (con facturas mensuales o bimestrales, estimadas o reales, según sea su contrato).

Pero las facturas no serán bimestrales para siempre. Cuando vaya completándose la instalación de los nuevos contadores y se implemente un sistema de lectura a distancia, los clientes de la TUR volverán a las facturas mensuales (este proceso ya ha empezado pero podría tardar aún unos cuantos meses o incluso más de un año). 

Más capacidad de decisión para el consumidor

Quien tenga la TUR no debe por fuerza aceptar el sistema de facturas bimestrales. Tiene otras opciones: 

  • quedarse como estaba: mantener la factura mensual con estimaciones (supone continuar con una factura bastante ilegible pero repartiendo el gasto en dos meses, en lugar de tener que pagarlo todo de golpe).
  • pagar una cuota fija: se llega a un acuerdo con la compañía para pagar una cantidad fija cada mes. A final de año, basándose en el consumo real, se revisaría lo que se ha pagado: si ha sido de menos te tocaría abonar la diferencia; si se ha pagado de más la compañía te lo devolvería.

Las Comercializadoras de Último Recurso no están obligadas a ofrecer estas opciones, pero nada te impide cambiarte a una que sí que te ofrezca estas posibilidades.

¿Quieres negociar y estás harto de llamar a números 902?


Imprimir Enviar por email