Guía de compra

Guía de compra de paneles fotovoltaicos

25 septiembre 2018

25 septiembre 2018

Las placas solares son paneles que contienen células fotovoltaicas capaces de convertir la energía del sol en electricidad. No deben confundirse con los colectores solares térmicos, que absorben la energía del sol para generar calor, por ejemplo, para producir agua caliente. 

Comparamos paneles fotovoltaicos de entre 265 y 295 W son capaces de producir entre 450 y 550 kWh / año, lo que corresponde a un ahorro anual de entre 80 y 110 €.

Tipos de paneles

Según el tipo de células

No todos los paneles solares tienen la misma apariencia. La mayoría de las células fotovoltaicas de los paneles están hechas de silicio, no obstante, el proceso que se haya seguido para su fabricación definirá no sólo su apariencia, sino la calidad y el funcionamiento global del panel. Distinguimos 3 tipos: Monocristalinos, policristalinos y amorfos.

  • Las células monocristalinas tienen en general una mayor eficiencia, esto significa que hacen falta menos paneles para producir la energía necesaria. Son algo más caros.
  • Los paneles de células policristalinas, más económicos, en teoría son menos eficientes, por lo que se necesita un mayor número de paneles para cubrir la demanda.
  • Los paneles amorfos están hechos de una fina lámina de células solares (silicio amorfo), que son mucho más flexibles que las de los otros tipos. Sin embargo, son menos eficientes y más raros.

Según el número de células

Clasificación de los paneles fotovoltaicos en función de su número de células fotovoltaicas

  • 36 células y 12 voltios; estos paneles son los adecuados para cargar baterías de 12 voltios.
  • 72 células y 24 voltios; adecuados para baterías de 24 voltios.
  • 60 células: no son capaces de cargar las baterías de 24 V, por lo  que necesitan reguladores capaces de cargar las baterías modificando el punto de funcionamiento de máxima potencia del panel solar.

Instalación de sistemas fotovoltaicos

Un sistema fotovoltaico está constituido por uno o varios paneles fotovoltaicos y un inversor. Este último convierte la electricidad producida por los paneles de manera que pueda ser consumida por los equipos que tenemos en casa.Si el panel y el inversor son incompatibles, no se consigue el resultado esperado.

En cualquier caso, a la hora de instalar un sistema fotovoltaico lo importante es tener en cuenta todos aquellos aspectos que puedan influir en su posterior rendimiento.

  • Asegúrate de que la casa cuenta con los requisitos mínimos para instalar un sistema fotovoltaico para autoconsumo: correcta orientación solar, áreas sin sombras, o con periodos cortos de radiación, y la proximidad entre el lugar de producción y el de consumo.
  • Elige un sistema de autoconsumo de pequeña potencia, de manera que toda la energía producida sea consumida en la instalación y no se inyecten excedentes a la red.
  • Comprueba que tu perfil de consumo está alineado con el perfil de producción, para que el consumo se efectúe a la vez que la producción. Si no, considera la instalación de baterías para almacenar esta energía.
  • Este producto no es el más adecuado para compra online: solicita mejor la visita de un instalador para que estudie las condiciones concretas de tu vivienda y consumo.
  • Una vez instalado, no dejes de pedir los manuales y la declaración de garantía de los componentes y las explicaciones de funcionamiento del sistema.
  • Comprueba la compatibilidad de los elementos para asegurar una combinación rentable: en OCU te lo ponemos fácil

En cuanto al precio…

La compra de estos paneles solares puede costar, aparte de los 250 euros de instalación, otros 350 euros si no dispones de un contador digital bidireccional. Este contador impide que la energía sobrante que vaya a verter la red se contabilice como energía gastada y se facture en el recibo.

Aun así, lo que aumenta considerablemente el precio final son los gastos administrativos. Entre estos gastos está la legalización del sistema, cuyo precio ronda los 800 euros. En conclusión, las trabas del Gobiernos alargan la amortización de estos sistemas entre 15 y 18 años.


Imprimir Enviar por email