Noticia

¿Podrías gastar menos agua y energía?

Los hogares están poco preparados para la eficiencia

Según nuestra encuesta, una mayoría de ciudadanos tiene buenos hábitos para gastar menos agua y energía en casa, pero podríamos ahorrar más en la factura energética si las viviendas estuvieran mejor aisladas y equipadas. Si quieres seguir por el camino de la eficiencia, súmate a nuestra campaña Cámbiate al verde.

23 noviembre 2020
encuesta-ahorro-energia-mujer-casa

Apagar las luces, utilizar los electrodomésticos a plena carga, no dejar los aparatos en stand-by… son pequeños gestos cotidianos que disminuyen nuestro gasto de energía y agua. Pero ¿los estamos aplicando? ¿es el ahorro de energía una prioridad en los hogares españoles? Para saberlo, hemos encuestado a 1.023 personas en España para que nos cuenten qué hacen y cómo están equipados sus hogares para gastar menos agua y luz. También les hemos consultado sobre qué opinan de las etiquetas energéticas y si las tienen en cuenta cuando van a comprar un aparato.

Si quieres recibir consejos para mejorar tus hábitos de consumo de agua y energía y conocer tu huella ecológica, entra en:

Cámbiate al verde con OCU

Ahorrar dinero es la motivación principal

La razón principal para ahorrar agua y luz es económica: el 69 % de los encuestados reconoce que sus hábitos están muy influidos por el impacto que tienen en el bolsillo, pero también hay muchos que valoran la comodidad y el funcionamiento óptimo de los aparatos (66 %), mientras que solo la mitad de los encuestados tiene muy presente la sostenibilidad. A pesar de darle importancia a la economía, solo el 48 % concentra el consumo eléctrico en las horas más baratas, aunque tienen tarifa con discriminación horaria en casa.

encuesta-ahorro-energia-grafico-habitos

9 de cada 10 hogares no son lo bastante eficientes

Según nuestra encuesta en conjunto, un 13% de las casas y solo un 5% de los pisos y apartamentos destacan en el equipamiento para conseguir más eficiencia en el consumo de agua y energía. No es raro, por tanto, que solo uno de cada diez encuestados crean que su casa está bien equipada para la eficiencia energética.

Falta equipamiento de ahorro en los hogares españoles

Para ahorrar energía es fundamental que nuestra vivienda esté bien preparada, cuente con un equipamiento eficiente... y en muchos casos no sucede así. Por ejemplo,

  • Un 76 % de hogares usa bombillas de bajo consumo,
  • Solo un 27 % de encuestados dispone de tarifa con discriminación horaria
  • Apenas dos de cada diez edificios tienen un buen aislamiento térmico.
  • Los grifos con cabezales para ahorrar agua se encuentran solo en el 38 % de las casas.

encuesta-ahorro-energia-grafico-equipamiento-hogar

¿Quieres saber qué tarifa de gas y electricidad te conviene y cómo puedes mejorar la eficiencia?

Únete a Quiero pagar menos luz para empezar a ahorrar

Electrodomésticos eficientes: asignatura pendiente

En cuanto a las etiquetas energéticas, nada menos que el 96 % de los encuestados las conoce, un 88 % entiende bien el significado de las clases de eficiencia y casi tres cuartos de los encuestados cree que son útiles, pero solo dos tercios piensan que son fiables y que las pruebas se hacen en condiciones reales.

Los electrodomésticos con la máxima calificación actual (A+++) son minoritarios en los hogares: un 28% de los frigoríficos, que es el mejor de los casos, y un 15% de los hornos. Y es que muchos encuestados creen que comprar equipos eficientes cuesta más caro y eso puede estar retrayendo su adquisición.

Nuevo etiquetado energético más claro y exigente

Desde OCU creemos que las etiquetas energéticas son útiles y apoyamos su uso, pero somos conscientes de que a veces resulta confuso  (A+, A++ yA+++) y era necesaria una actualización: afortunadamente, esta actualización del etiquetado energético se va a producir en los próximos meses.

A partir de marzo de 2021, lavadoras, lavasecadoras, lavavajillas, frigoríficos, pantallas, lámparas y bombillas deberán lucir las nuevas etiquetas energéticas, que reemplazan al sistema vigente desde 2010. Las nuevas etiquetas se asignan con criterios más exigentes y un formato más comprensible, que vuelve a reajustar las clases de la A a la G y del verde oscuro al rojo.

De salida, los aparatos más eficientes y que hasta ahora lucían una A+++ mostrarán como máximo una B. El etiquetado energético se revisará cuando el 30 % de los productos en el mercado reciban la máxima clasificación (A) o cuando el 50 % esté en las franjas A y B.