Noticia

Salud mental, imprescindible

10 octubre 2022
salud mental

En esta época marcada por la inflación o la guerra en Ucrania, nuestra salud mental y bienestar se está viendo afectado. En el del Día Mundial de la Salud Mental 2023, recordamos una vez más la necesidad de destinar recursos al cuidado de la salud mental ya desde los servicios de atención primaria: es un derecho de todos. 

La historia detrás del Día de la Salud Mental

El Día Mundial de la Salud Mental comenzó a celebrarse a principios de los años 90. Aunque la Organización Mundial de la Salud abandera esta conmemoración, junto a muchas otras organizaciones como Naciones Unidas o la Unión Europea, el verdadero responsable de este día es la Federación Mundial de la Salud Mental (WFMH, por sus siglas en inglés).

Objetivos de la celebración 

La OMS define salud como un “estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Por tanto, la salud mental trasciende al modelo biomédico habitual en nuestro entorno, es algo más que la ausencia de enfermedades mentales.

Este es el objetivo con el que nació esta efeméride: pretende dar igual importancia y reconocimiento a la salud mental y a la física. Y es que la salud mental es indispensable para poder hablar de personas sanas. 

Este año, el lema bajo el que la WFMH resume el objetivo de la celebración es la salud mental es un Derecho Humano universal. En OCU nos sumamos esta petición. 

Ansiedad, depresión y otros trastornos

A lo largo de la vida todos atravesamos etapas mejores y peores, momentos de malestar psicológico y emocional en los que puede resentirse nuestra salud mental. Lo más habitual es desarrollar problemas de ansiedad, depresión o de somatización (síntomas físicos que son la expresión de un malestar emocional). El suicidio es otro problema importantísimo que sigue aumentando.

Muchos de estos problemas suelen ser tratados con medicación (pastillas), aunque lo recomendado es terapia psicológica o una combinación con medicación. España se sitúa a la cabeza mundial del consumo de benzodiacepinas. 

Problemas que nos afectan a todos

Los problemas de salud mental tienen consecuencias en todos los ámbitos de la vida:

  • Influyen sobre el bienestar general de la persona, así como sobre su salud física; afecta a su autonomía diaria, su pleno desarrollo personal, afectivo o social.
  • Incrementa la probabilidad de desarrollar algunas enfermedades, agravándolas e incluso disminuyendo su esperanza de vida: se calcula que las personas con algún tipo de trastorno mental pueden fallecer hasta 20 años antes que el resto de la población.
  • Aumentan el gasto sociosanitario (visitas al médico, consumo de psicofármacos, bajas laborales…) y tienen un elevado coste laboral (aumenta el absentismo, disminuye la productividad, etc.). 

La atención a la salud mental, asignatura pendiente

La disponibilidad y el acceso a los servicios de salud mental es algo fundamental para contar con una buena salud mental, y ha demostrado ser una solución eficaz y eficiente.

El servicio de Atención Primaria es la puerta de entrada al sistema sanitario público y donde se atienden la mayor parte de estas demandas… pero:

  • La falta de recursos hace que Atención Primaria esté muy saturada, con poco tiempo para atender a cada paciente, lo que hace que habitualmente se dé una respuesta farmacológica a los problemas de salud mental comunes.
  • Las pastillas son capaces de controlar o mantener a raya la sintomatología, pero no siempre (ni en todos los casos) intervienen en las causas del problema. Se aplican soluciones a corto plazo que distan mucho de ser eficaces.