Consejos

Mamá con cáncer de mama: el reto de abordarlo en familia

19 de octubre, Día contra el cáncer de mama

Hoy 19 de octubre es el Día Mundial contra el Cáncer de Mama, una enfermedad que afecta a miles de mujeres al año y que las enfrenta a su propia supervivencia pero también a situaciones familiares difíciles: desde OCU, hoy, nuestro apoyo y unos sugerencias que pueden ayudar a abordar su enfermedad en familia.

19 octubre 2020
cancer mama

El 19 de octubre es el Día Mundial contra el Cáncer de Mama, una enfermedad que afecta a miles de mujeres al año. 

Según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), el cáncer de mama es el segundo cáncer más frecuente, y el de mayor incidencia entre las mujeres. Estiman que en el año 2020 se han diagnosticado 32.953 nuevos casos, solo por detrás del cáncer de colon y recto. No obstante, la prevalencia a 5 años de este tipo de cáncer es alta por su elevada supervivencia.

Cáncer de mama, común y frecuente

Se calcula que 1 de cada 8 mujeres padecerá cáncer de mama a lo largo de su vida. Las cifras de la enfermedad son positivas, pero sigue siendo una dura realidad, en la que el diagnóstico temprano, un tratamiento adecuado, con un abordaje multidisciplinar, es fundamental.

Cáncer de mama: combatirlo con información

Cómo afrontar el cáncer de mama

En este día, queremos enviar nuestro recuerdo afectuoso a todos los que afrontan esta dura enfermedad. Y prestar atención a algo que a menudo pasa desapercibido: las implicaciones del cáncer de mama en el ámbito familiar.  ¿Cómo abordar el cáncer en familia? ¿Cómo hablar del diagnóstico con los niños?

afrontar-cancer-mama

Diagnóstico de cáncer: una nueva realidad para toda la familia

Cuando se recibe el diagnóstico de cáncer, el paciente se ve obligado a hacer numerosos ajustes y cambios drásticos en distintos aspectos de su vida: sociales, laborales, familiares o en su propia imagen.

Sin embargo, el diagnóstico de cáncer no recae solo sobre el paciente sino sobre toda la familia. La nueva realidad que impone, con los tratamientos, la incertidumbre, los cambios físicos, las nuevas rutinas hospitalarias, la gestión de las expectativas, relaciones, planes, etc., y la percepción de amenaza implica y afecta a todos los miembros de la familia de un modo u otro. Afrontarlo y adaptarse a ello es algo que todos tendrán que hacer, cada uno en su medida y lo mejor que puedan o sepan.

Cáncer de mama y niños

Los más pequeños de la familia se ven obligados a vivir de cerca también todas las fases del proceso oncológico. Es una realidad que no se les puede sustraer, aunque para los padres resulta difícil, a veces imposible, ver como sus hijos pasan a ser testigos en primera línea del impacto del cáncer y sus tratamientos, la vulnerabilidad que  genera o los cambios físicos que acarrean, especialmente en el cáncer de mama.

Para niños y adolescentes, que una enfermedad grave aterrice en casa puede generar miedo, incertidumbre, inseguridad… suscitar, en fin, una sensación de amenaza que es necesario abordar. Para ello es fundamental el papel de los padres, o, en este caso, de la madre.

¿Cómo hablar con los niños sobre la enfermedad y sus tratamientos?

¿Cómo abordar la realidad del cáncer con los hijos? Qué contarles y qué no contarles, y cómo hacerlo, es una duda habitual en estas situaciones, más con niños pequeños, y paradójicamente, no tanto cuando se trata de adolescentes.

Desde OCU, en este Día contra el cáncer de mama, ofrecemos una serie de orientaciones para hablar del diagnóstico del cáncer de mama con los hijos y que esta tarea resulte lo más fácil posible:

  • Es importante no evitar hablar del tema, de la enfermedad o las fases del tratamiento que hayan propuesto los oncólogos. Dejar a los niños al margen no hará sino aumentar su inseguridad o sensación de amenaza.
  • Es necesario que los niños sepan que algo pasa, que las rutinas diarias, determinadas actividades, etc. van a cambiar; que verán determinados cambios físicos en su madre y que en algún momento del tratamiento se encontrará mal. Así podrán saber qué esperar y por qué, y especialmente cuando se trata de niños pequeños, que lo que le ocurre a su madre no es culpa suya.
  • Qué lenguaje utilizar o a qué metáforas recurrir es otro aspecto importante. A los niños más pequeñitos hay que hablarles en su propio lenguaje, incluso puede ser útil recurrir a sus personajes favoritos para hablar de ello... Conforme el niño sea más mayor, más sabrá sobre la enfermedad y presumiblemente tendrá mayores herramientas para manejar un lenguaje más claro, (que no es lo mismo que más directo).
  • La cantidad y claridad de información dada a los pequeños de la casa dependerá de lo que los padres consideren adecuado para sus hijos.
  • Permitir un espacio de preguntas y reflexión para los niños y adolescentes es también importante. Mostrarse disponibles y dispuestos a hablar de la enfermedad, de los tratamientos o de cualquier otro aspecto.
  • También es necesario implicarles en las nuevas rutinas, en los ajustes que se vayan a hacer, etc. pero evitando llegar a cargar sobre sus hombros una excesiva responsabilidad.