Informe

Demasiada medicina en nuestra vida

24 marzo 2015

Estar sano no significa que no te vayan a recetar medicamentos de todo tipo o te inviten a hacer pruebas o tratamientos innnecesarios. En OCU iniciamos una campaña a favor de la prescripción prudente, para mejorar la seguridad y contener la irracionalidad en el gasto público sanitario.

No caigas en sus redes

No seas una víctima de esas campañas de promoción de enfermedades.

Sospecha cuando…

Te hablen solo de grandes beneficios sin mencionar los riesgos, ni las alternativas, cuando existen, aunque no tengan nada que ver con tomar pastillas.

  • Para corroborar esos beneficios a veces se presentan informes, estudios y artículos científicos (pseudocientíficos, más bien), a menudo parciales y sin el rigor suficiente. También se recurre a afamados expertos o líderes de opinión en el ámbito científico, famosos, instituciones e incluso asociaciones de pacientes.

Exageren los peligros de un problema de salud o incluso de un factor de riesgo, hasta el punto de generar grandes dosis de inseguridad y alarma.

  • ¿Te acuerdas de todo el revuelo que hubo con la pandemia de gripe A en 2009? El resultado fue la venta de millones de vacunas y medicamentos antivirales de reducida eficacia. Y al final ha sido una gripe bastante menos peligrosa que otras. Esta fue la valoración de la situación que OCU hizo un año después.
  • ¿Y el colesterol, que se ha convertido en el enemigo número uno de la salud cardiovascular? Sin embargo el colesterol es necesario para el organismo, y cuando alcanza ciertos niveles en sangre, es solo un elemento más a valorar, junto a otros que pueden alterar el buen funcionamiento del corazón y del sistema circulatorio, como el hábito de fumar, la obesidad, el sedentarismo... Por eso se utilizan herramientas que ayudan a calcular el riesgo cardiovascular teniendo en cuenta todos los factores.

Detrás de una campaña, web, anuncio o cualquier otra forma de comunicación que pretenda “informar” acerca de una enfermedad o problema de salud, esté una empresa que puede obtener con ello un beneficio económico directo

  • Es el caso de las web o anuncios sobre enfermedades que crean los laboratorios farmacéuticos. Es una forma encubierta de hacer publicidad de fármacos con receta, algo que está legalmente prohibido. Por ejemplo, ¿te suena la web www.respuestasparaelhombre.com? Es sobre la disfunción eréctil y ya hablamos de ella en OCU-Salud: detrás está Lilly, que ofrece argumentos a favor de los fármacos que sirven para tratar ese problema... y casualmente es el fabricante de uno de ellos, Cialis (tadalafilo).