Noticia

No al comercio de enfermedades

08 octubre 2010

08 octubre 2010

¿Una persona sana es un enfermo que no sabe que lo es? Esa es la filosofía que alienta en el disease mongering (comercio de enfermedades). El problema es generalizado, tanto, que estos días se celebra Ámsterdam una conferencia internacional sobre las estrategias de las compañías farmacéuticas para vender más fármacos. La OCU está también representada en esta reunión.

En la Conferencia Internacional  “Selling sickness” de Ámsterdam se abordan, de forma crítica y vigilante, las estrategias con las que las farmacéuticas buscan vender más fármacos, con el consiguiente impacto negativo en la salud pública. 

Entre estas estrategias ocupa un lugar preminente el comercio de enfermedades, una técnica publicitaria que busca convencer a quien esta sano de que padecen una enfermedad que debe tratarse. La filosofía del comercio de enfer­medades es que cualquier persona sana es un enfermo sin saberlo. El objetivo principal de estas prác­ticas de la industria farmacéutica es maximizar las ventas de ciertos medicamentos.

Las técnicas del comercio de enfermedades

Las compañías farmacéuticas

  • Presentan un fenómeno natural como un problema para el cual existen medicamentos.
  • Exageran los riesgos de proble­mas de salud con el fin de enviar un máximo de personas al médico.
  • Promocionan la venta de un me­dicamento haciendo "publicidad" de la enfermedad para la que está indicado.
  • Convierten un simple factor de riesgo, por ejemplo, el colesterol elevado o la baja densidad ósea, en una enfermedad en sí misma.
  • Consiguen la complicidad de afamados expertos o líderes de opinión en el ámbito científico y sanitario para que influyan en los médicos, y luego éstos diagnosti­quen y traten el "problema" con fármacos.
  • Presentan informes, estudios y artículos médicos que resaltan los beneficios del fármaco. Aunque algunos son parciales y no tienen el rigor suficiente.
  • Involucran a famosos, médicos, pacientes e instituciones.
  •  Apoyan e incluso impulsan aso­ciaciones de pacientes para que se hagan eco de los supuestos benefi­cios del medicamento.

Desde la OCU instamos a los consumidores a mantener una actitud crítica y vigilante ante la promoción indirecta de medicamentos de prescripción.


Imprimir Enviar por email