Noticia

Cosmética, ¿vamos a contar mentiras?

26 enero 2015
shh

Qué fácil es mentir, exagerar y prometer la luna cuando se trata de cosmética. Y es que, con la ley en la mano, pueden hacerlo: no queremos destrozar ilusiones, pero sí desvelarte los entresijos de una publicidad muy pensada.

Olay Regenerist

El mensaje de su anuncio es contundente: “para un aspecto 10 años más joven en solo 4 semanas” Y se matiza con un asterisco donde se menciona un estudio de eficacia antiarrugas, pero en ningún momento se hace referencia a  los resultados del estudio ni a su relevancia estadística: la información es incompleta… pero el efecto de eficacia que fomenta la compra de la crema está logrado. 

El recurso en la publicidad a expresiones subjetivas y términos como "aspecto", "apariencia", que se corresponden más con el alcance real que cabe esperar de un cosmético, añaden subjetividad al mensaje, disminuye la responsabilidad del fabricante... pero siguen transmitiendo a los consumidores el mensaje principal de eficacia "probada".