Noticia

¿Qué es la Cosmetovigilancia?

07 mayo 2018
Cosmetovigilancia

07 mayo 2018

Los cosméticos pueden producir efectos no deseados y reacciones adversas. Con el objetivo de poder recoger, evaluar y hacer un seguimiento de estos efectos no deseados, la AEMPS ha implementado un sistema para que los ciudadanos y profesionales puedan notificarlos. Te contamos cómo.

Los cosméticos forman parte de nuestros rituales de higiene, de cuidado, de belleza, y hasta de bienestar. Normalmente cuando hablamos de cosméticos pensamos en maquillaje, pero en realidad en esta categoría se engloban además todos los productos de cuidado e higiene personal que usamos a diario como jabón, gel de baño, champú, dentífrico, espuma de afeitar, crema hidratante, solares, desodorante, protectores labiales etc.

Para que veamos lo presentes que están los cosméticos en nuestra vida, a pesar de no ser productos indispensables, se estima que utilizamos unos diez de estos productos de media por día, en algunos casos pueden ser más. Con el objetivo de recoger, evaluar y hacer un seguimiento de los efectos no deseados que hayan sucedido por el uso normal o esperado de los cosméticos, la AEMPS ha implementado el sistema conocido como Cosmetovigilancia.

¿Qué es un efecto no deseado de un producto cosmético?

Según la AEMPS es “una reacción adversa para la salud humana atribuible a la utilización normal o razonablemente previsible de un producto cosmético.” Además se considera que un efecto no deseado es grave “cuando produzca: Incapacidad funcional temporal o permanente, discapacidad, hospitalización, anomalías congénitas, riesgo vital inmediato, muerte.”

¿Cómo lo puedo notificar?

Si un consumidor o profesional ha sufrido un efecto adverso debido a un cosmético, puede utilizar el siguiente formulario de la AEMPS.

Una vez rellenado debe enviarse a la siguiente dirección de correo: cosmetovigilancia@aemps.es o al punto de contacto de la Comunidad Autónoma donde haya ocurrido el efecto.

Consejos sobre posibles efectos adversos de cosméticos

Ten en cuenta que:

  • Cualquier cosmético puede producir intolerancia o alergia.
  • La mención “hipoalergénicono garantiza la ausencia de riesgo de reacción alérgica.
  • Las sustancias que provocan mayor número de reacciones o alergias son las fragancias y los conservantes.
  • Los cosméticos naturales no tienen por qué ser más seguros. Algunas fragancias y extractos naturales son muy alergénicas.
  • Lee las etiquetas de los cosméticos y mira la lista de ingredientes para estar seguro de que no eres alérgico a alguno de ellos. Si ves que la lista de ingredientes está solo en el envase exterior, no lo tires. Muchos cosméticos llevan la lista en el envase de fuera pero no en el tubo o tarro, por lo que si tuvieras una reacción al usarlo no podrías ver la lista de ingredientes.


Imprimir Enviar por email