Noticia

Bótox y ácido hialurónico: infórmate bien, no solo del precio

25 agosto 2021
botox y ácido hialurónico para combatir las arrugas

Las ofertas de bótox y rellenos faciales han popularizado estos tratamientos de estética. Si estás pensando en quitarte alguna que otra arruga, infórmate bien antes y ponte en manos de un médico cualificado para ello.

De 300 a 350 euros por sesión

Este es el precio medio de una sesión de bótox o ácido hialurónico. Por unos 300 o 350 euros, en una clínica de estética pueden ponerte una ampolla de bótox en tres zonas de la cara, por ejemplo, en la frente, entrecejo y patas de gallo. O también inyectarte ácido hialurónico para dar volumen a tus labios.

Las clínicas tienen promociones constantemente, ya sea porque acaban de abrir el local o porque es su oferta del mes. En Internet se pueden encontrar, además, precios especiales a través de webs como Groupon.

Son precios bastante asequibles, sobre todo si se comparan con una operación de cirugía estética. Además, estas técnicas son poco invasivas y muy rápidas. Pero tampoco es cuestión de tomárselo a la ligera. Funcionan y los resultados son buenos cuando se aplican con el cuidado necesario. Antes de someterte a uno de estos tratamientos ponte en buenas manos y asegúrate de que sea un médico quien te asesore y te ponga las inyecciones.

Bótox para las arrugas de expresión

inyección de botox

Si eres una persona que gesticula mucho con los ojos y la boca, tienes una gran sonrisa y el movimiento de tus cejas te delata si estás preocupado, eres candidato a que tu cara guarde la marca de tus gestos. La contracción repetida de los músculos faciales hace que aparezcan las arrugas de expresión. Las arrugas más típicas son las que salen por fruncir el ceño, las patas de gallo alrededor de los ojos, las arrugas transversales en la frente, el código de barras alrededor de la boca y las arrugas en las comisuras de los labios.

Para este tipo de arrugas se utiliza el bótox. La toxina botulínica consigue relajar los músculos faciales, con lo que se obtiene el efecto lifting de estiramiento. Por cierto, le llamamos “bótox” porque fue Botox la marca del primer medicamento de toxina botulínica que se comercializó, pero en las clínicas de estética utilizan otros nombres comerciales, como Azzalure, Bocouture o Vistabel. La marca Botox no se utiliza para fines estéticos, Botox tiene otros usos médicos como el tratamiento del estrabismo, los espasmos fáciles, la sudoración excesiva o la vejiga hiperactiva, entre otros.

La técnica del bótox es muy sencilla. Sobre la cara limpia del paciente, el médico inyecta el bótox utilizando una aguja muy fina. La toxina bloquea el impulso nervioso que llega al músculo, de manera que el músculo responsable de la línea de expresión se relaja y la arruga se atenúa. El bloqueo del músculo es temporal, los efectos desaparecen en 3 o 4 meses.

Algunas cremas se anuncian con efecto bótox, pero no te lo creas. Los cosméticos no llegan a las capas tan profundas y su efecto hidratante o tensor de la piel se pasa en un rato.

Rellenos inyectables para las arrugas profundas

ácido hialurónico en labios 

Con los años, la piel pierde elasticidad y firmeza, aparecen manchas oscuras y arrugas. Además, se reduce el tejido graso y se produce resorción ósea, lo que da lugar a la pérdida de volumen en el rostro. Para combatir las arrugas profundas en reposo que aparecen con la edad no suele usarse bótox sino rellenos cosméticos, que también compensan la pérdida de volumen, por ejemplo en pómulos y labios.

Existen varios tipos de rellenos inyectables, que pueden dividirse en biodegradables y permanentes, cada uno con sus ventajas e inconvenientes. En ocasiones se utiliza grasa del propio paciente (lipofilling).

Rellenos biodegradables

Son los más utilizados en la actualidad por su buen perfil de eficacia y seguridad. El ácido hialurónico es uno de ellos. También el colágeno, la hidroxiapatita de calcio y el ácido poliláctico.

  • Se reabsorben en el tejido, con lo cual su efecto es temporal, entre 8 y 10 meses. Esto supone tener que hacer continuos tratamientos de mantenimiento.
  • A cambio, ofrecen la ventaja de que si no te gusta el resultado, sabes que no es para siempre.

Rellenos permanentes

Son de este tipo las microesferas de polimetilmetacrilato, los polímeros de hidrogel y la silicona.

  • Se ponen de una vez y duran indefinidamente en el tejido, con lo que se ahorra en número de visitas y dinero.
  • Tienen el inconveniente de que no evolucionan con los cambios que se producen en el rostro con la edad: los rellenos que de joven quedan bien, con el paso del tiempo pueden resultar antinaturales.
  • Además, se comportan como prótesis, por lo que pueden aparecer complicaciones tardías, difíciles de resolver por tratarse de productos inyectados.

Técnicas seguras, pero más vale prevenir

Como cualquier intervención médica, estos tratamientos pueden tener efectos no deseados. Para minimizarlos, ten en cuenta estas observaciones:

  • El bótox tiene pocas contraindicaciones. No es aconsejable si estás tomando antibióticos, tienes una infección de la piel, estás embarazada o en periodo de lactancia, y si tienes antecedentes de disfagia (dificultad para tragar).
  • La crítica más común al bótox es que quita expresividad, deja el rostro antinatural y la frente inmóvil. Para evitar el efecto de “aspecto congelado”, es preferible utilizar dosis pequeñas, aunque luego haya que hacer algún retoque.
  • Los rellenos inyectables a veces producen reacciones retardadas como inflamación, nódulos, infecciones crónicas. Algunas reacciones pueden mejorar, pero conviene saber que hay otras que son imposibles de revertir por completo.
  • Los rellenos biodegradables o reabsorbibles son los más utilizados porque ofrecen más seguridad en general, el médico debe asesorar al paciente sobre la mejor elección en función de la edad y de la zona que se vaya a tratar.