Noticia

Bio-Oil: de "bio" solo tiene el nombre

21 abril 2014
bio-oil

21 abril 2014

La cosmética natural gana adeptos, pero la falta de una normativa clara hace que se presenten como "bio" y orgánicos productos que no lo son. Un buen ejemplo de esto es el aceite corporal Bio-Oil. Que no te confundan: su ingrediente principal es parafina líquida, un derivado del petróleo.

El interés de los consumidores por todos los productos orgánicos y naturales es el caldo de cultivo ideal para que proliferen productos como el aceite corporal Bio-Oil.

¿Qué es y qué tiene Bio-Oil?

Este producto es un aceite que se anuncia para mejorar el aspecto de estrías, arrugas, manchas, cicatrices, y también como hidratante de la piel. Aunque se llama Bio-Oil, basta revisar su etiquetado para comprobar que este producto de "Bio" tiene poco.

Su ingrediente principal es la parafina líquida, un aceite mineral derivado del petróleo. El efecto de la parafina sobre la piel es oclusivo, por lo que por un lado evitará efectivamente la pérdida de agua de la piel… pero por otro puede impedir que la piel "respire" e incluso obstruir los poros.

En menor proporción contiene otros aceites como el de girasol, de manzanilla, de lavanda, de romero y de soja... Estos sí son de origen natural. Los aceites vegetales, en especial los que contienen lípidos como ácidos grasos poliinsaturados (omega 3, 6 y 9) se consideran beneficiosos para la piel. Los aceites vegetales suelen ser más caros que los minerales.

Atento si eres alérgico

Los fórmulas a base de aceites no suelen requerir conservantes, pero sí antioxidantes como la vitamina E (Tocopherol, Tocopheryl acetate), para evitar que se enrancien.

Bio-Oil también contiene perfume, y un colorante que le da una tonalidad anaranjada. Entre las fragancias que contiene 11 son alergénicas (de las 26 que hay de declaración obligatoria). Deben tenerlo en cuenta las personas sensibles.

El lío de los productos "bio"

Existe un creciente interés por parte de los consumidores hacia la cosmética natural, orgánica, o "bio", algo similar a lo que sucede en otros ámbitos, como la alimentación.

En Europa hay un reglamento que establece los requisitos obligatorios que deben cumplir los cosméticos…  pero que no regula ni los productos ni las alegaciones que se refieren a lo "natural" o "eco". Debido a la ausencia de marco legislativo, es fácil encontrar productos cosméticos que en realidad tienen poco que ver con lo natural y orgánico pero que intentan parecerlo, con su denominación (incluyen en su nombre términos como Bio, Natural o Herbal), en sus alegaciones, o usando en el envase o etiqueta dibujos alusivos.

Hay certificados europeos

Sí hay algunos certificados voluntarios que indican cuáles son los ingredientes y procedimientos que deberían cumplirse para ser considerado como cosmética natural, orgánica, bio o ecológica y poder llevar la certificación correspondiente. Al ser voluntarios, es el propio fabricante quien se compromete a cumplir los requisitos:

  • Un porcentaje mínimo (entre 50% y 95%) de ingredientes de origen natural, es decir ni siliconas, ni parafinas, ni otros derivados de petróleo.
  • Si se recurre a ingredientes sintéticos debe ser porque no haya una alternativa natural.
  • Deben fomentar el uso de ingredientes procedentes de agricultura ecológica

Algunos de estos certificados son COSMEBIO, ECOCERT, BDIH. Aparentemente, Bio-Oil no cuenta con ninguno de esos certificados.


Imprimir Enviar por email