Informe

Depilación: ¿qué método elegir?

04 julio 2013
depila

04 julio 2013

Existen distintas técnicas de depilación: en unos casos se arranca el vello de raíz y, en otros, se corta a ras de piel. Decantarse por un método u otro supone una decisión personal, motivada por aspectos como la salud, las preferencias estéticas, etc. Te lo explicamos todo.

¡Fuera los pelos!

Hace años, la depilación estaba prácticamente reservada a mujeres y a deportistas profesionales de ciertos deportes como la natación o el ciclismo, entre otros. Hoy en día ya no hay diferencia entre sexos en torno a esta cuestión. Los hombres cada vez se cuidan más y se preocupan por su aspecto, igual que las mujeres.

Las zonas más comunes a depilar en el caso de las mujeres son: cejas, labio superior, axilas, brazos, ingles y piernas. Hay quien, al no tener mucho vello, sustituye la depilación por la decoloración en el labio superior o en los brazos. Sin embargo, algunas mujeres tienen pelo en otras partes del cuerpo menos habituales. Normalmente, la depilación es suficiente para eliminarlo. Cuando el exceso de vello femenino se convierte en un problema en zonas como las mejillas, el cuello, los pezones, la espalda o los muslos, lo mejor es acudir al médico o dermatólogo para que, si es necesario, recomiende el tratamiento adecuado.

Por su parte, los hombres que se depilan lo hacen en zonas como el entrecejo, el pecho, el estómago, los brazos, las axilas, los hombros, el cuello, la espalda, las nalgas y las piernas. En algunos casos, incluso los pelos de los dedos de los pies o alrededor del ano. Mayoritariamente, la barba y el bigote se afeita aplicando espuma o crema y pasando la cuchilla; también es frecuente el uso de afeitadoras eléctricas.

A continuación, te explicamos los diferentes métodos de depilación, incluyendo su coste aproximado y su duración.