Informe

Fotodepiladoras domésticas

17 octubre 2016
fotodepiladoras

17 octubre 2016

Las fotodepiladoras domésticas son fáciles de usar, seguras y son capaces de eliminar el vello, aunque no todas de una manera igualmente eficaz. Este tipo de aparatos pueden ser una alternativa a los centros de depilación ¿Estás pensando en comprarte uno de ellos? Los comparamos para que puedas elegir con criterio.

Fotodepiladoras: cómo y para quién

La fotodepilación o luz pulsada intensa (IPL) se basa en la fototermólisis selectiva: los aparatos cuentan con una lámpara de Xenón que emite luz pulsada, en pulsos de alta energía (flashes), capaces de calentar y destruir el pelo desde la raíz sin dañar la piel.

Fotodepiladora versus láser

Mientras la fotodepilación se basa en la luz pulsada, de distintas longitudes de onda, la depilación con láser recurre al láser, una luz monocromática y amplificada, que se emite en una única dirección y es capaz de producir una elevada intensidad de energía. Los instrumentos láser son profesionales, nunca domésticos. En prinicpio son de uso médico, pero también se usan en salones de belleza aparatos láser con algo menos potentes y limitaciones técnicas.

Mejor vello moreno

Son más eficaces cuando el pelo está en fase de crecimiento, pues contiene una alta carga de melanina, que absorbe los fotones de luz y se quema.  Las personas con vello más oscuro tienen más posibilidad de éxito en el tratamiento. Sobre todo si, además, el tono de la piel es claro, puesto que hay más contraste. 

Hay que tener en cuenta el tipo de piel y de pelo de la persona que se vaya a depilar para adaptar la intensidad del aparato a sus necesidades. Sin embargo, si se trata de un vello rubio claro o pelirrojo, no se suelen conseguir buenos resultados, por más que se ajuste la fotodepiladora.

En cualquier caso, como cada pelo está en una fase de crecimiento diferente, la efectividad nunca es del 100%, y es preciso repetir la fotodepilación con frecuencia.


Imprimir Enviar por email