Así analizamos

Así analizamos las hidratantes

14 septiembre 2016

14 septiembre 2016

El principal objetivo del estudio era medir y comparar la eficacia en hidratación de las cremas faciales. En España se han seleccionado 17 cremas faciales hidratantes de día, para todo tipo de pieles, y para valorarlas se han tenido en cuenta distintos criterios.

Eficacia en hidratación 

Supone un 65% de la nota final. 

  • El laboratorio que ha realizado este test de hidratación está certificado y cumple las normas de buena práctica clínica o GCP.
  • El estudio se ha realizado con voluntarias, siguiendo los criterios éticos de la Declaración de Helsinki sobre investigación clínica: todas las participantes recibieron un consentimiento informado por escrito sobre el estudio, donde constaba la metodología y objetivos, los beneficios y los posibles riesgos.
  • Cada crema fue probada al menos por 20 mujeres, a ciegas, es decir, ninguna usuaria sabía qué producto estaba probando. Todas tenían además que aplicarse un producto de control (o estándar), que en este caso era una crema de composición conocida que ya no está en el mercado. Sobre este producto se poseen multitud de datos acumulados durante años y experiencia sobre su efecto hidratante. 
  • Las mediciones se hicieron en el laboratorio en dos momentos: el día 0, antes de usar las cremas, y tras 4 semanas de empleo. Tenían instrucciones de echarse cada crema en dos momentos del día, por la mañana y por la noche, en la cara interna del antebrazo. Se estudiaron también los cambios en una zona de piel sin tratar, para medir las diferencias.
  • Las mediciones se efectuaron con un corneómetro y en una sala con condiciones homogéneas y controladas de humedad y temperatura, tanto el día 0 como 4 semanas después. El corneómetro es un aparato que sirve para medir la capacidad eléctrica de la capa más externa de la piel, el estrato córneo. Dicha capacidad está directamente relacionada con el grado de hidratación de la piel.
  • A la hora de valorar la eficacia en hidratación, no hemos hecho distinción entre los ingredientes porque lo que importa es la suma de todos ellos, o sea, la fórmula. 
  • Los resultados de la corneometría han sido tratados con fórmulas matemáticas para poder ofrecer valores estadísticamente significativos y no valores extremos. Los métodos estadísticos utilizados para calcular la significación estadística de las diferencias medidas han sido el t-test y Anova Turkey-test. Mediante estas herramientas se han calculado los valores “p”, para determinar si eran estadísticamente significativos (p ≤ 0,05).

La clasificación de los productos se ha hecho en función de las diferencias observadas. Todas las cremas mejoran la hidratación de la piel respecto al día 0, que era antes de aplicarlas, con la piel limpia de cualquier tipo de crema. Pero también las hemos comparado con el estándar. De hecho, una valoración de cuatro estrellas en hidratación la obtienen las cremas que hidratan tanto como ese producto de control. En total, 14 de las 17 cremas obtienen esa calificación. Hay tres que hidratan algo menos que la estándar, de las marcas Vitesse, Deliplus y La Mer, por eso han recibido una puntuación de tres estrellas. 

En ningún caso son malos resultados, por eso OCU considera que las 17 cremas analizadas ofrecen una hidratación de aceptable a buena. No obstante, ninguna hidrata en profundidad porque los cosméticos no penetran más allá del estrato córneo de la epidermis. Por debajo está la dermis. Solo algunos fármacos pueden llegar hasta allí o incluso atravesarla. Su efecto es sobre todo estético.

Los datos fueron enviados a cada fabricante individualmente antes de la publicación.

Prueba de uso

Ha contado un 25% de la nota final: aunque nos parece interesante la opinión de las usuarias, se trata de valoraciones personales subjetivas.

Cada producto fue probado por 30 usuarias, que recibieron las muestras en idénticos tarros blancos. Así no podían saber la marca del producto que estaban probando. Un cuestionario individual nos permitió conocer las opiniones de las usuarias sobre las propiedades cosméticas de cada producto: textura, aplicación y sensación sobre la piel, absorción, brillos, si la piel queda con tacto graso o pegajosa, intensidad del perfume… También incluimos preguntas para conocer cómo valoran las usuarias el efecto hidratante o “eficacia percibida”.

Etiquetado

Ha influido un 10% en la nota final. 

  • Primero comprobamos si el etiquetado cumple la legislación vigente.
  • Además valoramos si el producto contiene alegaciones innecesarias o vacías de contenido. Algunos productos que alegan “no comedogénico”, “hipoalergénico”, “dermatológicamente testado” o  “con control dermatológico”. Estos términos no tienen un significado legal y cada fabricante los usa a su propio albedrío o como gancho. Vitesse, por ejemplo, indica que es “hipoalergénico”, pero lleva fragancias que pueden causar alergias.
  • En nuestra opinión, alegar propiedades que por definición los cosméticos deben poseer (como haber pasado análisis de tolerancia y seguridad) no es más que un reclamo publicitario.

Ingredientes dudosos

En la lista de ingredientes nos fijamos en los que tienen algún riesgo o en los que hay dudas sobre su seguridad. De hecho, hemos penalizado a las cremas que llevan entre sus ingredientes:

  • Butyl o propylparaben (dos tipos de parabenos). Aunque se usen en cantidades pequeñas, y dentro de los límites permitidos, están empezando a ser eliminados de muchos productos en la UE. Pero aún se pueden encontrar en algún producto de los analizados. Por ejemplo, la crema de Diadermine contiene sodium propylparaben.
    Los parabenos o parabene son una familia de sustancias muy utilizadas en cosméticos por su actividad conservante, hay multitud de ellos. Pero no todos son iguales: algunos han demostrado ser seguros, otros están más cuestionados, y otros ya no se permiten en la UE. Nosotros consideramos el uso de los conservantes methylparaben y ethylparaben como aceptable y seguro. El isopropyl e isobutylparaben ya están prohibidos en la Unión Europea. Y desaconsejamos el propyl y el butylparaben en productos que permanecen sobre la piel porque se sospecha que pueden alterar el sistema endocrino.
  • Methylisothiazolinone. Es un conservante con un elevado potencial alergénico. También se va a eliminar en Europa de los cosméticos que permanecen sobre la piel. Lo lleva la crema analizada de Eucerin.
  • Fragancias que pueden causar alergias. El uso de estas sustancias es legal en las condiciones que marca la normativa. Pero la ley también exige que se declaren en el etiquetado para que los consumidores o personas alérgicas puedan detectarlos antes de adquirir el producto. Es interesante resaltar que entre las fragancias con potencial de producir alergia se encuentran tanto sustancias naturales, por ejemplo, procedentes de aceites esenciales, como fragancias de origen sintético. En nuestro estudio, las cremas analizadas de Biotherm, Garnier, La Mer, L’Oreal, Nivea y Vitesse, son las que llevan fragancias alergénicas.

Protección solar

Algunas marcas solo venden hidratantes de día con filtros para los rayos del sol. Eso ha ocurrido con algunas de las seleccionadas para este estudio: Diadermine, que dice que lleva filtros ultravioleta pero no menciona cuánta protección ofrece; Cien, con un FPS o factor de protección solar de 4, que es bajo; Deliplus, con un FPS de 6, que también es bajo; y Nivea, con un FPS de 15, que es ya una protección media.

En esas tres marcas que sí indican el FPS, se verificó si era cierto. Para ello se contó con la colaboración de una docena de voluntarios y se utilizaron métodos de análisis aceptados internacionalmente, en concreto el que recoge la norma ISO24444:2010. Las tres que anuncian FPS no engañan sobre la protección.  

 


Imprimir Enviar por email