Consejos

Usa la secadora sin que te pase factura

12 septiembre 2018
consumo secadora

12 septiembre 2018

Cada vez más hogares cuentan con una secadora, es práctica, cómoda… pero también “gastona”. Si no quieres que usar la secadora se note mucho en tu economía, pon en práctica unos sencillos consejos.

Dejando a un lado el frigorífico, que es con diferencia el electrodoméstico que más consume (algo lógico, pues está siempre encendido), la secadora se encuentra también entre los aparatos más “glotones”: quien utilice con frecuencia su secadora a la larga lo notará en la factura, pues cada programa de secado puede consumir, de media 2,1kWh.

¿Es posible recortar ese gasto sin renunciar a la comodidad de la secadora? Sí, si pones en marcha estos siete consejos.

  • De entrada, procura hacer un uso racional de tu secadora: con ella se ahorra tiempo y esfuerzo, porque no hay que tender la ropa, esperar a que se seque… pero si tienes tiempo y las condiciones climáticas son favorables, ahorrarás más si no usas la secadora.
  • Opta por un aparato eficiente. La eficiencia energética es un criterio básico en nuestros análisis: entre las secadoras de nuestro estudio, entre la que más consume y la que menos hay una diferencia de casi 3 kWh por programa. En la práctica, para un hogar donde se ponga la secadora tres veces a la semana, optar por el modelo más eficiente supone un ahorro de en torno 468 kWh al año… que, dependiendo de la tarifa eléctrica, puede traducirse en unos 100 euros anuales. 
  • Si tienes una tarifa eléctrica con discriminación horaria, lo que es muy posible si te preocupa el ahorro energético, en la medida de lo posible intenta utilizar la secadora en el momento en el que la electricidad sea más barata.
  • Centrifuga la ropa. Usa el programa de centrifugado de la lavadora y evitarás que la ropa que vaya a la secadora esté demasiado húmeda. Se secará antes y ahorrarás energía.
  • Aprovechar al máximo la capacidad de la secadora es lo mejor para consumir menos… aunque claro, la ropa se arrugará más.
  • Elegir el programa adecuado te ayudará a consumir menos: si hay programa “ECO” recurre a él, y si vas a planchar después, el de “seco para planchar” (que la ropa salga con un punto de humedad contribuye al planchado).
  • Haz regularmente el mantenimiento del aparato. Tener a punto la secadora, especialmente limpiando bien los filtros, no solo hará que dure más, sino que funcione mejor... y contribuirá a que no consuma tanta energía.

¿Buscas secadora? Compara, elige y acierta


Imprimir Enviar por email