Consejos

Cómo instalar una lavadora

15 abril 2021
Toalla en lavadora

¿Has comprado una lavadora por internet y el vendedor no incluye la instalación? ¿Te has hecho con una lavadora de segunda mano y te faltan las instrucciones para ponerla? No te agobies, porque instalar una lavadora no es complicado. Te guiamos paso a paso.

La instalación no requiere herramientas especiales

Las lavadoras son electrodomésticos muy comunes que te facilitan el lavado de la ropa. En nuestra última encuesta sobre fiabilidad de grandes electrodomésticos, el 100% de los encuestados tenían una lavadora en su hogar. Si compras una lavadora nueva, es bastante habitual que el vendedor se encargue de ponerla en marcha, pero no todas las tiendas incluyen la instalación de la lavadora entre sus servicios o bien te la cobran aparte. Puede también que, en algún momento, necesites cambiar tu lavadora de sitio o instalar una lavadora de segunda mano. En todos esos casos, te tocará ponerla a ti.

No es complicado instalar una lavadora ni requiere herramientas o habilidades especiales, pero conviene que sigas estas recomendaciones.

8 pasos para instalar tu lavadora

La puesta en marcha de una lavadora puede suscitar muchas dudas. Poner bien la toma de agua, conectarla correctamente al desagüe, la instalación eléctrica, etc. Te explicamos qué necesitas para cambiar tu lavadora vieja por una nueva. Sigue los siguientes pasos:

1. Consulta las instrucciones

Nuestro primer consejo es que leas las instrucciones del fabricante, que suelen incluir un apartado de instalación con información para tu modelo de lavadora en concreto.

Si no tienes el manual de instrucciones original, puedes hacer una búsqueda en internet por el nombre del modelo o entrar en la página del fabricante de la lavadora: es fácil que encuentres las instrucciones colgadas en su web.

¿No las has encontrado? No pasa nada. Sigue nuestra guía de instalación porque no hay muchas diferencias de unas lavadoras a otras.

2. Elige un buen lugar 

El lugar donde coloques la lavadora debe estar cerca de estas conexiones:

  • Toma de red eléctrica: necesitarás tener cerca un enchufe capaz de soportar unos 1.500 W (irá marcado como 8 o 10 A), mejor si tiene toma de tierra. También es conveniente que el circuito al que pertenece ese enchufe esté protegido por un interruptor en el cuadro eléctrico de tu casa. Procura no usar ladrones ni alargadores, pero si no te queda otro remedio, comprueba que pueden soportar la potencia combinada de todos los aparatos que vayas a conectar en ellos.
  • Grifo de entrada de agua: las gomas no suelen ser muy largas, así que calcula la distancia. Algunas lavadoras tienen toma de agua caliente y fría, pero basta con que tengas una, pues puedes cancelar la toma que no uses.
  • Desagüe: imprescindible para vaciar el tambor tras el lavado. Puede ser compartido con el fregadero y con otros aparatos si se utilizan las piezas adecuadas.

También conviene tener cerca un lavabo o bañera en el que apoyar el tubo de descarga de agua por si en alguna ocasión la bomba de desagüe no funciona y necesitas vaciar la lavadora manualmente. También podrás usar un barreño, así que no es imprescindible.

Fíjate también en que el suelo del lugar elegido sea duro y esté bien nivelado para evitar vibraciones.

Las lavadoras se pueden colocar en los tendederos, garajes, etc, siempre que la temperatura ambiente no caiga por debajo de los 0ºC para que no se hielen las tuberías.

3. Comprueba el espacio y las dimensiones 

La anchura estándar de una lavadora es de 60 cm, pero si tienes algo menos de espacio, puedes encontrar modelos un poco más estrechos. Las lavadoras de carga superior pueden medir solo 40 cm de ancho, pero al abrirse por arriba, no se pueden empotrar bajo una encimera a no ser que hagas un recorte.

También es importante medir la altura libre hasta la encimera, pues las lavadoras suelen medir entre 80 y 85 cm de alto, aunque las patas permiten algún pequeño ajuste. Mide además las puertas por donde tendrás que pasar para llegar al lugar de la instalación. Asegúrate de que la parte interna del marco de la puerta sea más ancha que la lavadora.

4. Quita los tornillos de transporte

Para que no se dañen durante el traslado, las lavadoras suelen tener unos tornillos de transporte en su parte trasera que impiden que el tambor se mueva. 

Una vez que tengas tu lavadora junto al lugar donde vas a instalarla, quítalos con una llave inglesa o un destornillador y cubre esos huecos con los tapones específicos que encontrarás en la caja de tu lavadora.

tornillos-de-transporte-lavadora

5. Conecta la lavadora a la toma de agua y electricidad

Si has elegido bien la ubicación, debes tener cerca las tomas de agua y de corriente y el desagüe. Procede de esta forma:

  • Enrosca un extremo del tubo de entrada de agua a un grifo fileteado (si el grifo no lo está, tendrás que comprar un adaptador) y el otro extremo en la toma A (agua) de la lavadora, como puede verse en este gráfico:

 

conexiones-parte-trasera-lavadora 

  • Luego inserta la manguera de salida de agua en el desagüe más cercano. Si el desagüe tiene un pitorro fino, la maguera se ajusta por el exterior. Si va a un desagüe más ancho, puedes meterla dentro y sujetarla con cinta por el exterior. Fíjate en que la manguera no quede doblada y que no se pille al empujar la lavadora hasta el fondo. Si el agua no sale con facilidad, la bomba de desagüe deja de funcionar y el tambor se queda lleno.
  • Asegúrate de ajustar las conexiones de agua con fuerza para evitar fugas. Para asegurarte de que el agua no pueda filtrarse a través de la rosca, puedes envolver las boquillas con teflón o cinta de plomería. No trates de estirar demasiado las mangueras de entrada y salida, porque podrían romperse. Si alguna manguera es demasiado corta, puedes adquirir una más larga.

Si tu lavadora dispone de dos entradas (agua fría y agua caliente) y en el lugar donde vas a instalarla solo tienes agua fría, es recomendable colocar un tapón sobre la entrada de agua caliente para evitar posibles filtraciones.

6. Ajusta las patas de nivelación. 

Las lavadoras tienen unas pequeñas patas regulables para que queden bien niveladas.

  • Coloca un nivel sobre la lavadora y gira las patas de la parte inferior: muévelas en sentido horario para bajar la lavadora y en sentido antihorario para levantarla, hasta que el nivel te indique que la lavadora está correctamente nivelada en horizontal.
  • Una vez nivelada, ajusta las tuercas de bloqueo de cada pata, dejando las patas en su posición correcta.

patas-regulables-lavadora

Una lavadora equilibrada evita el ruido excesivo y las vibraciones durante el funcionamiento.

7. Haz un primer lavado en vacío

El primer lavado tendrá que ser con el tambor vacío y sin echar detergente. Sirve para comprobar que todos los mecanismos de la lavadora funcionan correctamente, que no hay fugas y que se encuentra bien nivelada. 

8. Despídete de tu vieja lavadora

Si la nueva lavadora ha sustituido a otra anterior, recuerda que solo puedes deshacerte de un electrodoméstico en uno de estos 2 lugares:

  • en la tienda donde has comprado la nueva lavadora: pregunta si la aceptan antes de comprar.
  • en un Punto Limpio: consulta nuestra guía para localizar el más cercano.

Cambiar una lavadora por la otra

Es fácil instalar una lavadora nueva siguiendo las instrucciones que te da OCU. Lo complicado es elegir la mejor.

Si tienes que cambiar tu lavadora antigua por desgaste o avería, OCU te lo pone fácil. Nuestro comparador te ayudará a acertar:

Elige la mejor lavadora

Preguntas sobre instalación de lavadoras

¿Es difícil instalar una lavadora?

Instalar una lavadora no tiene mucha dificultad. Es recomendable seguir las indicaciones del fabricante y la guía que te ofrecemos más arriba.

¿Qué necesito para instalar una lavadora?

  • conexión a la red eléctrica (mejor si cuenta con interruptor de seguridad)
  • conexión de entrada de agua (para llenar el tambor)
  • conexión de descarga de agua (para vaciar el tambor tras el lavado)
  • conviene tener cerca un lavabo o bañera en el que apoyar el tubo de descarga de agua

¿A qué altura debe estar el desagüe de la lavadora?

Para evitar que la lavadora se vacíe a causa del "efecto vasos comunicantes", el desagüe debe estar a una altura de 60 a 80 centímetros del suelo.

¿Cómo alargar la manguera de desagüe de la lavadora?

Si la manguera es demasiado corta, no conviene estirarla. Es mejor comprar una manguera más larga. Puedes pedirla al propio fabricante o buscarla en tiendas de recambios de electrodomésticos físicas o por internet. Luego tendrás que desenroscar la manguera existente y atornillar una nueva más larga.

¿Cómo desatascar el tubo de desagüe de la lavadora?

Si la lavadora desagua lentamente, comprueba que el tubo no está doblado o pillado por algún mueble o la propia lavadora. Puedes desenroscarlo para ver si hay algún objeto pequeño que lo obstruye, así como sacar el filtro, que se suele encontrar en la parte inferior. También puede que se haya estrechado el tubo de desagüe por acumulación de detergente y espuma. Echa agua caliente para limpiarlo.

Si no se soluciona, prepara una mezcla de media taza de sal de mesa con media taza de bicarbonato sódico. Vierte la mezcla en el tubo y déjala actuar unos 20 minutos.

¿Instalo la lavadora en el cuarto de baño o en la cocina?

En España, solemos tener la lavadora en la cocina, pero en otros países resulta impensable situarla en un lugar donde se cocina.

Ponerla en el baño tiene sus ventajas: es muy cómodo para meter la ropa sucia tras ducharse, la ropa no está en contacto con la comida ni los olores y deja más espacio libre en la cocina. La mayor pega es que hay baños que no tienen espacio suficiente y también que, si queda cerca del dormitorio, el ruido puede molestarte. Otra ubicación posible es ponerla en una terraza o tendedero, pero siempre que la temperatura no baje mucho.

La lavadora vibra y hace mucho ruido al ponerla en funcionamiento. ¿Qué le pasa?

Comprueba si se han retirado los tornillos de transporte situados en la parte trasera y si está bien nivelada. Fíjate si está en contacto con los laterales del mueble o pared y, si es así, sepárala un poco. A veces, si estás lavando algo grande y pesado como una manta o una colcha, puede que no quede bien equilibrada y eso hace que el aparato se mueva demasiado. Si el problema persiste después de estas comprobaciones, contacta con el Servicio Técnico.