Informe

Guía de compra de sartenes

15 enero 2019
sartenes tipo

Comprar una buena sartén no es tarea fácil. Algunas tienen una apariencia fantástica, pero basta usarlas un par de veces para comprobar que no dan la talla. Te ofrecemos una serie de consejos para que aciertes y no tengas que tirar la sartén al poco de comprarla.

¿En qué fijarse al elegir una sartén?

Comprar una buena sartén no es tarea fácil. Algunas tienen una buena apariencia pero basta usarlas un par de veces para comprobar que no dan la talla.

La primera cuestión a la hora de adquirir una sartén es valorar su diámetro. Las más vendidas son las de 24 cm, a las que se les puede dar prácticamente cualquier uso. Pero debemos tener en cuenta si necesitaremos otras sartenes más grandes para determinados platos o quizás una más pequeña porque nos limitemos simplemente a freir un huevo de vez en cuando.

Cuando acudamos a la tienda a comprar una sartén, lo mejor es levantarla por el mango, manipularla y moverla de un lado a otro para ver si está bien equilibrada y si se corre el riesgo de que se vierta su contenido. Si es demasiado pesada, puede no ser práctica, pero si por el contrario es muy ligera, puede ser menos estable. Así que debemos buscar el equilibrio y apostar por una que manejemos con comodidad y resulte cómoda en nuestras manos.

¿Qué Sartén Comprar?

Una sartén se compone de varios elementos que debemos tener en cuenta:

Mango

Si es de baquelita o de cualquier otro material plástico resistente al calor y tiene un buen diseño ergonómico, será la opción más cómoda y segura para no quemarse. Debemos comprobar que el mango se adapte bien a nuestras manos, y si está fijado a la sartén por un tornillo, habrá que comprobar que éste no esté suelto o mal unido y, de ser así, fijarlo firmemente.

La sartén debe albergar hueco para nuestros dedos en el mango, para que no corramos el riesgo de acercarlos demasiado a la zona caliente y quemarnos, y no sólo en la parte superior, también en la inferior. La sartén puede calentarse en exceso durante su uso y debemos evitar que tenga un mango muy corto, porque entonces no será ni cómoda ni útil.

Base

La base de la sartén, ha de ser fuerte y resistente, pues en el caso de que sea una placa de acero demasiado fina, la sartén pronto se deformará con el uso. El fondo de la sartén debe tener una capa de aluminio que distribuya bien el calor.

Para comprobar si la superficie de apoyo es lisa, colocaremos la sartén sobre una superficie plana y veremos si es estable. Cuidado, porque la base puede estar ligeramente abombada hacia afuera, puede ser solo dos o tres milímetros pero eso es suficiente para que se balancee y no haga buen contacto con la placa y se pierde mucha energía, no es un pequeño bollo de un golpe eso sería otra cosa.

mejores sartenes

¿Cuál es el material más sano para una sartén?

Sartenes de inducción y cerámicas

Dependiendo del tipo de sartén, de sus materiales, éstas varían notablemente y ofrecen cualidades bien distintas.

Las sartenes de inducción necesitan una capa de acero para concentrar los campos magnéticos. Hemos de comprobar que la sartén esté etiquetada como apta para inducción, al igual que se especifican otros tipos de focos en los que se puede utilizar.

Existe una nueva gama de sartenes en el mercado basadas en la cerámica, como ocurre con recubrimiento PTFE. Algunos fabricantes se encargan de suministrar el revestimiento de las sartenes, aunque estos revestimientos pueden variar mucho en función del fabricante. Hay quienes tienen más en cuenta la ecología y apuestan por materiales y procesos de producción más limpios.

En cualquier caso, la producción de sartenes cerámicas requiere procesos de fabricación complejos, ya que no es fácil unir un recubrimiento antiadherente a una base metálica.

La premisa básica al comprar una sartén es que debemos apostar por productos que se adapten a nuestros usos.

 

Sartenes antiadherentes

Las sartenes están elaboradas a partir de distintas aleaciones de aluminio o acero: de aluminio esmaltado o aluminio fundido y de acero esmaltado, vitrificado o inoxidable. El tipo de aleación utilizada y, sobre todo, el grado de espesor de las paredes determina su peso. Pero si hay un aspecto que defina a estas sartenes es su capa antiadherente interior, a menudo formada por tres o más capas.

Se elaboran a partir de una misma sustancia, el politetrafluoroetileno (PTFE), más conocido como teflón. Descubierto por un químico norteamericano en 1938, el PTFE demostró tener unas interesantes propiedades antiadherentes, impermeables y de resistencia térmica, química, mecánica, e incluso eléctrica, con la ventaja añadida de ser una sustancia inerte.

Así, aún en el caso de que alguna partícula se desprendiera de la superficie y fuese ingerida, nuestro organismo no la absorbería.

Para prolongar la vida del recubrimiento antiadherente de una sartén debemos ser cuidadosos:

  • Antes de estrenar la sartén, límpiala con una esponja suave humedecida en detergente. A continuación aclárala con agua caliente, sécala bien y úntala con unas gotas de aceite o un poco de mantequilla.
  • Después de cada uso, repite la operación anterior procurando que ni el estropajo ni el detergente sean abrasivos, pero sin engrasar la sartén al final.
  • Evita emplear espumaderas metálicas que puedan arañar la superficie y no cortes lo que cocines dentro de la sartén.
  • Si el fabricante solo indica que se utilice en cocina de gas, será de esta forma como funcione mejor.
  • Lo ideal es tener varias sartenes de diferentes tamaños, que se adapten al tipo de guiso y al número de raciones.

¿Qué Sartén Comprar?

 

Cuáles son los mejores marcas de sartenes y los precios

El precio medio de una sartén cerámica de 24 cm de diámetro es de 30 euros, aunque las marcas de distribución tienen a la venta modelos por menos de 20.

Entre las marcas que tienen modelos de cerámica se encuentran  Monix y WMF, pero la tendencia actual es el recubrimiento tipo piedra, cuya naturaleza en realidad es tipo teflón

Las sartenes de teflón son algo más baratas que las de cerámica. En el caso de las de 24 cm de diámetro, el precio ronda los 25 euros, aunque también podemos encontrar sartenes baratas de este material, por menos de 10 euros.

El mercado de sartenes de teflón es muy amplio con muchas marcas conocidas como Tefal, Bra, San Ignacio, Magefesa, Monix, Valira, Ibili, Jata y donde se ha hecho un hueco también Ikea. 

Cómo limpiar la base de tu sartén

En teoría, las sartenes son fáciles de limpiar y al tener un recubrimiento antiadherente los alimentos no deberían pegarse.

Es mejor lavarlas a mano, aunque si optamos por meterlas en el lavavajillas, debemos comprobar si el fabricante lo recomienda, pues de lo contrario correremos el riesgo de dañar elementos delicados, como alguna parte del mango o zonas de aluminio sin recubrir.

El aluminio corre el riesgo de dañarse. Este material, el aluminio, constituye el cuerpo de las sartenes, junto con el acero, aunque también hay modelos baratos únicamente de acero esmaltado, pero distribuyen mucho peor el calor.

Es muy aconsejable también que antes de comprar una sartén la revisemos con detalle para comprobar qué zonas pueden ser difíciles de limpiar.

Sarténes: consejos, usos, trucos y mantenimiento

Una sartén puede convertirse en un objeto peligroso si nos tomamos su uso a la ligera. Por ello, ofrecemos una serie de consejos de utilización:

  • Cuando estés cocinando, coloca el asa de la sartén hacia dentro, de modo que no estorbe. De lo contrario podrías chocar con ella y derramarse el contenido. Ten cuidado de que el mango no quede colocado sobre otro fuego encendido, algo especialmente peligroso si es de plástico o madera, pues podría arder.
  • No calientes la sartén vacía, porque el teflón puede emitir sustancias tóxicas si se calienta a más de 280 ºC.
  • No te preocupes por el teflón, es inerte e inofensivo para el hombre.