Noticia

Fraudes con tarjetas: te roban y ni te enteras

21 enero 2019
Fraude tarjetas

21 enero 2019

Los ladrones dejan paso a los ciberdelincuentes. Según los últimos datos sobre uso fraudulento de tarjetas, la mayor parte de esos robos se producen en compras a distancia por la copia o duplicado de la tarjeta. Afortunadamente, la ley protege al consumidor para que no pague las consecuencias del fraude.

Comparador de tarjetas de crédito

Los fraudes con la tarjeta de crédito 

En 2015, las operaciones fraudulentas con tarjetas emitidas en España ascendieron a 687.000, lo que se traduce en unos 52 millones de euros, según datos de la Memoria Anual sobre la Vigilancia de los Sistemas de Pago publicada por el Banco de España). Consideramos que se trata de unas tasas de fraude muy bajas, de sólo un 0.018% en número total de operaciones.

Más en compras a distancia

Según estos datos de la Memoria Anual sobre la Vigilancia de los Sistemas de Pago el mayor número de fraudes no son consecuencia del robo o pérdida de la tarjeta, sino que se producen por el copiado y duplicación de tarjetas de crédito por bandas organizadas, que luego utilizan esas tarjetas de manera fraudulenta en otros países.

De estas operaciones fraudulentas, el 55% se produjo en operaciones a distancia, frente al 41% que se produjo en TPV físicos y tan sólo un 4% en cajeros. A pesar de todo, cada año la tasa de fraude por internet es menor: el porcentaje se redujo de 0,20% en 2014 a 0,13% en 2015. Esto se explica por la progresiva implantación de sistemas de verificación de la identidad en dos pasos, es decir, además de los datos de la tarjeta, exigen la introducción de una clave que suele ser aleatoria y enviada por SMS, verificación reforzada que será obligatoria a partir del 14 de septiembre de 2019.

Consumidores protegidos

Afortunadamente, en caso de que seamos víctimas de un uso fraudulento los consumidores estamos protegidos: la Ley de Servicios de Pago limita la responsabilidad del titular. Así:

  • En los supuestos de copia o duplicado de la tarjeta, como el usuario no pierde en ningún su posesión y no tiene forma de conocer que se está produciendo el fraude, el banco le deberá devolver de inmediato el importe total de la operación no autorizada, sin que el usuario deba responsabilizarse de ninguna cantidad.
  • En los casos en que el fraude se produzca como consecuencia del robo o pérdida de tarjeta, el usuario es responsable por el uso fraudulento antes de la comunicación del robo o la pérdida, pero por una cuantía limitada a un máximo de 50 euros salvo culpa o negligencia grave.

Pasos a seguir en caso de uso fraudulento de tu tarjeta

  1. Comunicar el suceso: lo primero es llamar por teléfono a su banco para anular las tarjetas. Todas las entidades emisoras de tarjetas tienen teléfonos las 24 horas para comunicar estas incidencias. 
  2. Denunciarlo: si se trata de un robo o de un posible caso de robo de los datos de la tarjeta, se debe presentar denuncia en la comisaría de policía. 
  3. Reclamar: en caso de que la entidad no quisiera hacerse cargo de las cantidades defraudas, se debe reclamar ante el Servicio de atención al cliente o el defensor del cliente de la entidad. Puedes descargarte este modelo de reclamación
  4. Si pasan dos meses sin contestación o si la solución no es satisfactoria, se podrá reclamar en el Departamento de Conducta de Mercado, sito en la Calle Alcalá, 48, 28014, en Madrid; con teléfono 901 545 400.

Si quieres aprender a proteger tus cuentas o dispositivos, realizar compras seguras y tener mayor privacidad de tus datos te enseñamos cómo en:

Vive un Internet Seguro