Consejos

Coste de la tarjeta de crédito: ¿lo tienes claro?

01 julio 2022
Las tarjetas tienen costes

La tarjeta de crédito puede ser muy útil en muchas ocasiones, pero mal usada se convierte en un peligro para la economía doméstica. Te explicamos cuáles son sus costes, sus riesgos y la mejor forma de usarla para no tener problemas.

Un coste por tenerla y otro por usarla

Las tarjetas de crédito te ofrecen dos servicios: uno consiste en pagar y otro consiste en obtener crédito, es decir, en disponer de un dinero adelantado por la emisora de la tarjeta.

Cada vez que realizas una compra con la tarjeta de crédito, el pago se anota en una cuenta de crédito independiente de la cuenta corriente, y puedes pagar hasta llegar a tu límite máximo de crédito, establecido por la emisora de la tarjeta según tu nivel de ingresos y otros parámetros de solvencia.

En el contrato de tu tarjeta, se establecen las formas de pago del crédito dispuesto y es posible cambiar de una a otra:

  • Una opción es el pago a fin de mes sin intereses, la más usual.
  • La otra es fraccionar el pago en plazos durante cierto tiempo, pagando los intereses fijados en el contrato.

Costes de las tarjetas de crédito

Tener una tarjeta de crédito exige, en principio, pagar dos costes: por un lado, están los gastos de emisión y de renovación anual, y por otro lado, los costes relacionados con el uso del pago aplazado.

¿Hay tarjetas de crédito gratuitas?

Por lo tanto, la única forma de tener una tarjeta de crédito gratuita pasa por elegir una tarjeta que no cobre comisiones anuales ni de emisión ni de renovación y evitar el pago aplazado en la medida de lo posible. En nuestro comparador puedes ver las tarjetas que puedes contratar de manera gratuita.

Localiza la mejor tarjeta para ti

Cómo calcular el coste de pagar a crédito

Por lo general, cuando pagues a crédito te darán dos opciones de pago:

  • Pagar cada mes una cantidad fija.
  • Pagar cada mes un porcentaje de la deuda pendiente.

En ambos casos, en el recibo mensual te cargarán los intereses calculados sobre el crédito dispuesto, es decir, sobre la cantidad que hayas decidido aplazar. 

Por ejemplo, imagina que has gastado 1.500 euros con la tarjeta y aplazas el pago mediante cuotas de 300 euros mensuales, con un interés nominal mensual del 1,50%, equivalente a un 19,56% TAE. Los intereses que debes pagar sobre el crédito dispuesto serían 22,5 euros (1.500 x 1,50%). La diferencia entre esa cantidad y el importe de la cuota mensual es la parte de deuda que amortizarás al abonar la primera cuota (300 - 22,50 = 277,50 euros, pero si al mes siguiente vuelves a hacer compras a crédito, se irán sumando a la deuda pendiente, resultando un nuevo crédito dispuesto sobre el que calcular los intereses, etc.

Desde enero de 2021 los emisores de tarjetas están obligados a informar más y mejor a los usuarios de los costes y el funcionamiento de este tipo de crédito, de forma que cada tres meses te deben decir:

  • El importe del crédito que has usado.
  • El tipo de interés que estás pagando.
  • La fecha estimada en la que acabarás de pagar las cuotas si no haces más disposiciones del crédito, es decir, si dejas de usar la tarjeta desde ese momento.
  • Si la cuota de amortización es inferior al 25% del límite de crédito concedido, también deben indicarte el ahorro que supondría aumentar la cuota un 20%, un 50% o  un 100%, y las fechas en las que terminarías de pagar en cada caso, así como la cuota mensual que te permitiría liquidar la deuda en el plazo de un año.

¿Es caro pagar a crédito?

Los intereses que conllevan todas las opciones de pago aplazado suelen ser bastante altos. En marzo de 2020, el Tribunal Supremo consideró usurario el interés del 27,24% TAE que aplicaba una tarjeta de crédito de Wizink y desde entonces los emisores de tarjetas han rebajado sus tipos de interés para que no puedan considerarse abusivos según su criterio, pero siguen siendo altos.

¿Qué pasa si dejo de pagar la cuota de la tarjeta de crédito?

Si te endeudas por encima de tu capacidad y dejas de pagar,  se irán sucediendo estos pasos:

  1. Tu entidad cancelará la tarjeta provisionalmente y te exigirá de golpe las cuotas atrasadas, más intereses de demora, más la comisión por reclamación de posiciones deudoras.
  2. Si pagas, te reactivarán la tarjeta y podrás seguir usándola.
  3. Si no pagas, la entidad declarará vencido y exigible el importe total pendiente de pago, es decir, que además de los intereses y las comisiones adeudadas, te exigirá toda la deuda pendiente.
  4. Si tampoco logras pagar esa cantidad, la entidad iniciará una reclamación judicial para recuperarla y podría llegar a embargarte.
  5. Además, tu nombre acabará incluido en un registro de morosos y no podrás acceder a nuevos créditos.

No corras riesgos con la tarjeta de crédito

Sobreendeudarse con la tarjeta es más fácil de lo que parece. Por eso te damos estos consejos:

  • Usa la opción de pago a fin de mes sin intereses.
  • Evita el pago aplazado siempre que puedas y resérvalo para casos excepcionales.
  • Si ves que te estás sobreendeudando y te cuesta devolver las cuotas, ponte en contacto con la entidad y trata de pactar un plan de pagos asumible.
  • Si antes de marzo de 2020 usaste el pago aplazado y sigues pagando la deuda, quizás te estén aplicando intereses usurarios y puedas reclamar

OCU te ayuda contra las tarjetas revolving

¿Has caído en la trampa del crédito revolving? En OCU podemos ayudarte a reclamar tu dinero. Confía en nosotros: infórmate

Contra la trampa de las tarjetas revolving