Informe

Impuesto de Sucesiones y Donaciones

07 junio 2016
Impuesto sucesiones

El impuesto de sucesiones y donaciones grava los bienes recibidos en herencia o donación. Las reducciones y gastos deducibles son diferentes en cada Comunidad Autónoma, lo que causa graves desigualdades que se deberían combatir. Infórmate bien sobre el impuesto y sus implicaciones.

¿En qué consiste?

¿Qué es?

El Impuesto de Sucesiones y Donaciones grava los incrementos patrimoniales obtenidos a título lucrativo (es decir, sin entregar nada a cambio) por personas físicas. Este impuesto tiene naturaleza directa (grava la obtención de la renta en el momento en el que se produce) y subjetiva (se tienen en cuenta las circunstancias personales).

Impuesto de sucesiones y donaciones

Desde el punto de vista del Impuesto de Sucesiones existen dos procesos: testamentario, cuando ha habido un testamento en el que se dispone la distribución de la herencia, o intestado, cuando no hay testamento.  Si no hay testamento, el orden de sucesión es:  

  1. 1. descendientes (hijos, nietos, bisniestos),
  2. 2. ascendientes (padres, abuelos, bisabuelos),
  3. 3. cónyuge
  4. 4. parientes colaterales (de 2º grado, los hermanos, de 3º grado, tíos y sobrinos, de 4º grado, primos).
  5. 5. el Estado. 

Dado que no hay testamento, es obligatorio realizar una declaración de herederos.

¿A qué afecta?

El Impuesto de Sucesiones y Donaciones grava:

  • La adquisición  de bienes y derechos por herencia, legado o cualquier otro título sucesorio.
  • La adquisición de bienes y derechos por donación o cualquier otro negocio jurídico a título gratuito, “intervivos”.
  • La percepción de cantidades por los beneficiarios de seguros sobre vida, cuando el contratante sea persona distinta del beneficiario.

¿A quién afecta?

Deben pagar este tributo:

  • En las transmisiones mortis causa, los herederos de la persona fallecida.
  • En las donaciones, los donatarios, es decir las personas favorecidas por ellas.
  • En los seguros de vida, los beneficiarios.

Grava los incrementos patrimoniales

Diferente en cada comunidad

Aunque la potestad normativa originaria es del Estado (según se establece en la  Ley 29/1987 y el Real Decreto 1629/1991 de Reglamento del Impuesto de Sucesiones y Donaciones), el Impuesto de Sucesiones y Donaciones está cedido a las Comunidades Autónomas, que tienen competencias en materia de recaudación y comprobación, y además pueden regular diversos aspectos normativos (reducciones de la Base Imponible y tipos aplicables, por ejemplo).

En la práctica esto da lugar a diferencias muy importantes de tributación entre territorios: como consecuencia de ello, la Comisión Europea ha denunciado a España ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) por entender que las diferencias existentes constituyen una restricción a la libre circulación de capitales, y pueden atentar contra el derecho comunitario. 

Cómo se calcula

¿Cómo se calcula el impuesto?

La cuantía del impuesto de sucesiones se determina a partir del valor real de los bienes, restando las  cargas y deudas deducibles. Normalmente, se consideran deducibles:

  • las deudas (en determinadas condiciones), también las deudas tributarias, 
  • los gastos de testamentaria que adquieran carácter litigioso, 
  • los gastos de última enfermedad, entierro y funeral.

La base liquidable del impuesto se obtiene aplicando sobre la base imponible las reducciones estatales y las autonómicas.

1. Reducciones Estatales:

Reducción General 

  • Grupo I: adquisiciones por descendientes (hijos, nietos, bisnietos) y adoptados menores de 21 años  15.956,87 €, más 3.990,72 euros por cada año inferior a 21, con un límite de 47.858,59 €. 
  • Grupo II: adquisiciones por descendientes y adoptados  de más de 21 años, cónyuges, ascendientes (padres, abuelos, bisabuelos) y adoptantes, 15.856,87 €. 
  • Grupo III: adquisiciones por colaterales de segundo (hermanos) y tercer grado (tíos y sobrinos), ascendientes y descendientes por afinidad, 7.993,46 €. 
  • Grupo IV: adquisiciones por colaterales de cuarto grado (primos) o más no habrá reducción.

Adquisiciones por descendientes

Reducción adicional por minusvalía, de 47.859,59 € (si es más de 33%) o 150.253,03 € (más del  65%). 

Seguro de Vida. Si el beneficiario es cónyuge, ascendiente, descendiente o adoptado, se aplicará una reducción del 100% con un límite de 9.195,49 €. Si la muerte es causada por actos de terrorismo, labores humanitarias o servicios internacionales el 100%, sin límite.

Reducción por transmisión de empresa o negocio profesional. Respecto de aquellos a los que resulta de aplicación la exención  del Impuesto de Patrimonio que se transmiten por herencia a cónyuges, descendientes o adoptados se aplica una reducción del 95%, con el compromiso de mantener el negocio un máximo de diez años, salvo fallecimiento del adquiriente.

Reducción por duplicidad de sucesiones: si unos mismos bienes son objeto de dos o más sucesiones a favor de descendientes, dentro de un periodo de diez años, se reduce el importe de lo satisfecho en la sucesión precedente.

Reducción por vivienda habitual. Un 95% de reducción con un límite de 122.606,47 € para cada sujeto pasivo, con el requisito de permanencia durante diez años como vivienda habitual. Aplicable a cónyuge, ascendientes, descendientes o colateral mayor de 65 años siempre que se haya convivido en los dos años anteriores al fallecimiento.

En las donaciones. Donación de empresas: exención del 95%, siempre que el donante mayor de 65 años o esté en situación de incapacidad permanente, absoluta o de invalidez; no siga ejerciendo funciones de dirección ni perciba remuneración y el donatario mantenga lo adquirido al menos diez años, salvo fallecimiento. En las donaciones de bienes de patrimonio histórico  o artístico, reducción del 95% a cónyuges, descendientes o adoptados.

Base liquidable

2. Reducciones autonómicas: 

Las Comunidades Autónomas tienen competencias en materia de recaudación y comprobación, y pueden regular  otras reducciones de la Base Imponible y tipos aplicables, 

Tipo de gravamen 

  • La Cuota íntegra del Impuesto se obtiene aplicando a la Base Liquidable la escala autonómica que corresponda, o en su defecto la estatal.
  • La Cuota Tributaria se obtiene aplicando a la Cuota Íntegra el Coeficiente multiplicador autonómico o en su defecto el estatal. 
Hay que tener en cuenta que cuanto más próximo es el parentesco, menor es el coeficiente y cuanto mayor sea el patrimonio previo, mayor es el coeficiente.

Esta es la tarifa aplicable al Impuesto de Sucesiones y Donaciones   

Base liquidable (hasta... euros) Cuota íntegra (euros) Resto base liquidable (hasta.... euros) Tipo aplicable (%)
0 7.993,46 7,65
7.993,46 611,5 7.987,45 8,5
15.980,91 1.290,43 7.987,45 9,35
23.968,36 2.037,26 7.987,45 10,2
31.955,81 2.851,98 7.987,45 11,05
39.943,26 3.734,59 7.987,45 11,9
47.930,72 4.685,10 7.987,45 12,75
55.918,17 5.703,50 7.987,45 13,6
63.905,62 6.789,79 7.987,45 14,45
71.893,07 7.943,98 7.987,45 15,3
79.880,52 9.166,06 39.877,15 16,15
119.757,67 15.606,22 39.877,16 18,7
159.634,83 23.063,25 79.754,30 21,25
239.389,13 40.011,04 159.388,41 25,5
398.777,54 80.655,08 398.777,54 29,75
797.555,08 199.291,40 en adelante 34

Estos son los coeficientes reductores estatales aplicables al impuesto

Patrimonio preexistente (euros) Grado I y II Grado III Grado IV
De 0 a 402.678,11 1 1,5882 2
De más de 402.678,11 a 2.007.380,43 1,05 1,6676 2,1
De más de 2.007.380,43 a 4.020.770,98 1,1 1,7471 2,200
Más de 4.020.770,98 1,2 1,9059 2,4