Informe

Crowdfunding: colaborando con micromecenazgo

01 marzo 2016
crowdfunding

01 marzo 2016

Varias plataformas de internet permiten apoyar proyectos como mecenas a través de pequeñas aportaciones. Sin embargo, si el objetivo es invertir en busca de rentabilidad conviene ser más precavidos y pensárselo dos veces. En estos casos, se puede llegar a perder todo el dinero.

¿En qué consiste el crowdfunding?

El crowdfunding es una fórmula de economía colaborativa. Diversas plataformas online ponen en contacto a personas que desean desarrollar un proyecto (publicar un libro, sacar un disco, rodar un documental...) con otras que están dispuestas a realizar pequeñas aportaciones, convirtiéndose en mecenas.

En un principio solo se trataba de iniciativas sociales y culturales. De hecho, una de las primeras grandes experiencias de micromecenazgo se remonta a 1997. El grupo británico Marillion logró sumar 60.000 dólares de sus fans estadounidenses para sufragar su gira por los Estados Unidos.

No obstante, con posterioridad han ido surgiendo otras variantes de crowdfunding de tipo empresarial, basadas en el interés económico. También a través de plataformas se ofrece rentabilidad o participación accionarial a cambio de una inversión. A diferencia de las acciones de mecenazgo de tipo social o cultural, que no entrañan mayor problema, cuando se trata de invertir para ganar dinero se debe andar con ojo, ya que existe el riesgo de perderlo todo.


Imprimir Enviar por email