Consejos

Elegir una cuenta corriente

08 octubre 2014
cuenta

08 octubre 2014

Sin comisiones y con un pequeño rendimiento, así son las mejores cuentas corrientes, porque una cuenta bancaria, aunque no es un producto de ahorro, tampoco le debería costar dinero al usuario.

¿Qué es una cuenta corriente?

Una cuenta corriente es un producto bancario que permite depositar el dinero y disponer de él en cualquier momento, sacando o ingresando mediante cheques. Lo primero que se debe tener claro es que las cuentas corrientes no sirven para ahorrar (para eso están los depósitos a plazo, los fondos, las acciones...), sino que son un medio para gestionar los pagos e ingresos de la vida diaria. Eligiendo la cuenta con acierto ppdemos ahorrar mucho dinero.

Busca cuentas sin comisiones

El factor decisivo son las comisiones. Para conocerlas de antemano, puede pedir el Libro de Tarifas, en el que deben figurar todas las comisiones que cobra la entidad para ser sometidas a aprobación por el Banco de España. Las comisiones más habituales son:

  • Mantenimiento: es una cantidad que el banco o caja cobra anualmente por el mero hecho de mantener abierta la cuenta. En algunas entidades pueden cobrar 25 euros anuales, pero también hay bancos y cajas que no cobran esta comisión.
  • Administración: hay entidades que cobran en función del número de apuntes (movimientos) que se hayan producido en la cuenta.

Cuidado con el precio de los servicios

Además de las comisiones, que son fijas, también es habitual que cobren por el uso de algunos servicios:

  • Ingreso de cheques: suelen fijar un porcentaje del cheque, con un mínimo que puede ser elevado. Para cheques de la misma plaza, las comisiones pueden llegar al 0,2% y los mínimos superan los 3 euros. Si es un cheque de distinta plaza o en divisas, las comisiones son más altas (hasta un 0,75%).
  • Transferencias: el coste es variable y resulta más barato si se realiza a otra entidad dentro de la misma ciudad o si es periódica. Para las enviadas a otros países de la zona euro, cuando el importe es igual o inferior a 50.000 euros, las comisiones deben ser las mismas que las de una transferencia dentro de España.
  • Domiciliación de recibos: es infrecuente, pero algunos bancos tienen establecida una comisión de 0,45 euros por cada recibo domiciliado.
  • Cheques conformados, devolución de cheques, avales...: consulta las comisiones para cualquier servicio extraordinario, porque puede llevarse sorpresas.

Con esta información en la mano, antes de decidirte por una cuenta estima las operaciones realizas con más frecuencia y echa la cuenta de los gastos y comisiones que te pueden cobrar.

Elige alguna de las que retribuyen los saldos

Algunas entidades bancarias remuneran los saldos ofreciendo un interés por el dinero depositado. Otras están implantando la devolución de un porcentaje de los recibos de suministros domiciliados. Cualquiera de estas opciones es preferible a una cuenta que no remunera los saldos, que es lo más habitual.

En cambio, si en algún momento su cuenta se queda en números rojos, todas las entidades te cargarán un interés por el descubierto. Legalmente, la TAE del descubierto no puede ser superior a 2,5 veces el interés legal del dinero en ese año.

Tarjeta de débito: mejor sin cuota

  • Las tarjetas de débito se usan para realizar operaciones en cajeros, aunque también se puede pagar en las tiendas con ellas con cargo inmediato a la cuenta. Están asociadas a las cuentas corrientes.
  • Busca una entidad que no cobre comisiones de emisión ni renovación anual por la tarjeta y que tenga bajas comisiones por utilización de cajeros de otras entidades y por extraer dinero en otras redes.
  • Finalmente, preste atención a la seguridad. La Recomendación Europea sobre Medios de Pago establece que, en caso de uso fraudulento de la tarjeta, el titular tendrá que hacerse cargo como máximo de 150 euros, siempre que no haya habido mala fe o negligencia grave por su parte.

¿Oficina o Internet?

La banca por Internet suele ofrecer condiciones económicas más interesantes y sus sistemas de seguridad están muy perfeccionados. Si prefieres tener la cuenta en una oficina tradicional, debes estar aún más atento a las comisiones, aunque ya hay entidades que están tratando de igualar las ofertas de la banca por Internet...


Imprimir Enviar por email