Consejos

Conciertos y festivales de verano

14 junio 2022
festival

Multitud de conciertos y festivales tienen lugar en verano en nuestro país, y no siempre salen las cosas como uno espera. Para evitar sorpresas, sigue nuestros consejos y si, pese a ello, los contratiempos causan estragos o te arruinan el evento: ¡reclama, en OCU te ayudamos!

Respuestas a las dudas más comunes

Que no te amarguen la fiesta

La oferta de conciertos y festivales es muy amplía en verano. La cifra aumenta si añadimos los macroconciertos ofrecidos por algunos artistas. Antes de acudir a alguno, te recomendamos que te informes muy bien en la web del organizador de todos los detalles para estar prevenido ante las posibles dificultades y poder disfrutar así al máximo de la experiencia.

Desde OCU consideramos que todos deben cumplir unos mínimos exigibles en materia de calidad, organización y seguridad. Pero en ocasiones toda precaución es poca; suele ser frecuente escuchar año tras año innumerables quejas por parte de los asistentes, relacionadas con múltiples aspectos. Por ello repasamos los puntos más candentes, de las entradas, a la reventa, los servicios, la compraventa de bebidas y comidas, el aparcamiento los servicios de transporte...  

Recuerda que sufres algún percance que crees que vulnera tus derechos como consumidor, estamos a ru lado: anímate a Reclamar con OCU.

Las entradas

En muchos festivales, al presentar la entrada, se entrega al asistente una pulsera de tela o de plástico que deberá conservar mientras dure el evento.

Aunque el material suele ser resistente, en algunos festivales indican la posibilidad de anular la entrada ante defectos en la pulsera y, si la pierdes, se te denegará el acceso al recinto.

Así que guarda siempre la entrada original si es posible o una copia en formato electrónico como justificante en caso de reclamación.

Reventa de entradas

Los festivales más populares y grandes conciertos, que agotan rápidamente sus entradas, sufren más que nadie el fenómeno de la reventaLa legislación es antigua y no contempla expresamente la prohibición revender por Internet, situación que aprovechan muchas páginas web para lucrarse a costa de quienes quieren asistir a estos eventos.

Así, el consumidor acaba pagando con frecuencia una entrada mucho más cara de la que refleja el precio oficial, y si resulta perjudicado, por ejemplo, porque el evento se cancela, no es posible reclamar el sobrecoste.

Cuidado con los fraudes en la reventa

OCU advierte de posibles fraudes en la reventa de entradas en los distintos festivales de música al aire libre. 

  • Hay webs de reventas online fraudulentas, y quienes adquieren entradas en esos portales acaban yendo a festivales y quedándose en la puerta. 
  • Desaconsejamos la compra de cualquier tipo de entradas a través de la reventa, ya que incluso páginas web de reventa aparentemente legales como Viagogo recogen todo tipo de quejas y reclamaciones: comisiones de venta abusivas, venta de entradas falsas (ya vendidas antes a otras personas), precios tres o cuatro veces superiores a los oficiales, procesos de compra que finalizan abruptamente sin entrada y con el dinero cobrado, etc.
  • OCU advierte, además que, aun tratándose de una entrada válida, si el concierto se cancela o modifica la fecha de actuación, el derecho a la devolución será por el precio facial de la entrada y nunca por el sobrecoste generado por comprarla a través de la reventa como consecuencia de comisiones e intermediarios.

Desde OCU solicitamos al Ministerio de Consumo que desarrolle normas específicas sobre la venta online de entradas para evitar este tipo de abusos. 

Comida y bebida

En este tipo de eventos es común encontrar numerosos puestos de comida rápida (perritos, hamburguesas, bocadillos, empanadas…), que, junto a las barras de bebidas, constituyen en muchas ocasiones la opción mayoritaria de alimentación de los asistentes.

Si eres vegetariano o vegano o tienes alergias alimentarias, es posible que tengas dificultades para encontrar algo adecuado para ti.

¿Pueden prohibirme meter comida?

En algunos festivales y conciertos existe la prohibición de introducir comida o bebida del exterior. ¿Es legal esta práctica? Desde luego, es controvertida, si bien recientemente un informe de Consumo , sobre esta prohibición referida a salas de cine, concluyó que prohibir la introducción de comidas y bebidas adquiridas en el exterior, estando permitido su consumo si se han adquirido en el interior del recinto es algo abusivo, e ilegal.

En cualquier caso, desde OCU insistimos en el derecho de los asistentes a disponer de agua del grifo de forma gratuita y complementaria a la oferta de los puestos de hostelería del festival.

Recuerda que en verano, más que nunca, la hidratación es prioritaria: bebe suficiente agua y si consumes alcohol, hazlo con moderación.

Objetos autorizados

En la mayoría de recintos no está permitido entrar con cámaras de fotos profesionales o cámaras de vídeo, excepto si cuentas con un permiso expreso de la organización. Si acabas de adquirir una cámara réflex y tenías planeado estrenarla sacando fotos de tu grupo favorito, tenlo en cuenta.

Por otra parte, por motivos de seguridad, no está permitido entrar a los recintos con maletas, bolsas o mochilas de grandes dimensiones y tampoco con cualquier otro objeto que la organización considere que puede poner en peligro la seguridad de los asistentes.

Infórmate en la web del festival de qué puedes llevar en tu bolso o mochila para no llevarte sorpresas en la puerta.

Horarios

Dos de las quejas más frecuentes entre los asistentes a festivales están relacionadas con problemas de sonido e incumplimiento de horarios, dos cuestiones capaces de arruinar el mejor de los conciertos. 

Semanas o meses esperando para ver a tu grupo favorito y la experiencia se ve desmerecida por una baja calidad de sonido o un concierto programado a medianoche y retrasado hasta altas horas de la madrugada.

La organización debe velar por que se cumplan los horarios y el espectáculo se desarrolle en su integridad como fue programado, pero los retrasos se consideran una infracción leve y algunos organizadores no le dedican a este aspecto el compromiso que merece por respeto a los asistentes, que han pagado una entrada.

Movilidad reducida

Si eres una persona con movilidad reducida, solicita información adicional sobre los servicios e instalaciones que la organización pone a tu disposición.

Ten en cuenta de que algunos festivales exigen que les informes de ello con varias semanas de antelación, para poder asignarte una de las plazas reservadas para personas con movilidad reducida.

Una vez en el festival, no olvides informarte del plan que la organización ha dispuesto para ti en caso de evacuación.

Aseos e higiene

Las condiciones de higiene en los festivales suele ser otro punto controvertido. El número de zonas de aseo que regula la ley dependerá del número de asistentes al evento y de su duración: a partir de 500 personas debe haber cuatro zonas de aseo, cada una con cuatro cabinas con inodoro como mínimo.

Comprueba si en el festival al que has acudido hay suficientes baños y duchas y si se garantizan unas condiciones sanitarias adecuadas para todos los asistentes. Si no es así, reclama. 

Párking y acampada

El alojamiento de los festivales de verano tradicionalmente se basa en una zona de acampada muy cercana al recinto, siendo muy difícil conseguir una habitación en las ciudades o pueblos de la zona.

Algunos incluyen en su oferta un extra de lujo, ofreciendo cabañas o tiendas con todas las comodidades. Eso sí, a precios no asequibles para todos los bolsillos.

También suele existir una zona destinada al aparcamiento de vehículos, incluyendo autocaravanas.

Los problemas suelen llegar por la asistencia masiva al evento. Por ello, algunos asistentes pueden encontrarse con la desagradable sorpresa de que no pueden aparcar su vehículo ni en las inmediaciones. Algo parecido pasa en conciertos multitudinarios, donde si vas con coche más vale tener previsto el aparcamiento: en algunos casos se puede reservar la plaza con antelación (pero a un precio bastante elevado). 

Seguridad

Para disfrutar de un festival con seguridad, presta atención a la información proporcionada por la organización y localiza al llegar al recinto todas las posibles salidas por si ocurre algún incidente.

Las salidas de emergencia deben estar distribuidas a distintos lados del recinto, con mecanismos de apertura automáticos sin cerradura, ni candados, ni obstáculos que impidan su uso. También debe existir un control de aforo que permita contar tanto entradas como salidas y conocer la cantidad de personas que hay en el recinto, así como una enfermería, botiquín o ambulancias, y personal sanitario.

Al llegar al recinto, fíjate en las salidas más cercanas al lugar en el que vas a estar, y en caso de problemas dirígete a ellas con calma pero sin perder tiempo. Si al entrar al evento tienes la sensación de que falta seguridad o de que las condiciones no son satisfactorias, házselo saber al responsable de la seguridad y, en caso de que las explicaciones no te satisfagan, deja una reclamación por escrito.

Si a pesar de las explicaciones consideras que existe riesgo, no permanezcas en el recinto, pon una reclamación y avisa a la Policía Municipal, que, por otra parte, debe estar presente en las inmediaciones.

Transporte

En festivales no urbanos, los recintos casi siempre están localizados lejos de poblaciones, y no todos los asistentes hacen uso de la zona de acampada para alojarse o de su vehículo particular para cubrir el trayecto.

Si la organización no ha dispuesto suficientes autobuses, el transporte a altas horas de la madrugada para acudir a la población o poblaciones cercanas puede derivar en largas colas y esperas, y algunos asistentes optan por evitarlas volviendo a pie por el arcen de la carretera, comprometiendo su seguridad.

Por ello, desde OCU recomendamos que, para evitar riesgos, te informes previamente de la frecuencia de los autobuses u otros medios de transporte y de sus horarios, así como del teléfono del servicio de taxi de la población en cuestión.