Informe

Precios en supermercados: muchos errores

Súper, poneos las pilas

El desconocimiento de la norma, la desidia, la negligencia o la falta de cuidado por parte de los responsables de los supermercados, puede ser la razón principal por la que hay tantos errores a la hora de calcular el precio equivalente.

Es preocupante que los supermercados no tengan ningún control interno para que el etiquetado de los precios sea el adecuado, sin fallos y cumpliendo con la normativa. No hacer nada perjudica al consumidor que no le queda más remedio que extremar su atención, comprobando que la unidad de medida es correcta y comparándola llegado el caso con los productos que hay al lado. 

¿Qué pide OCU?

En OCU consideramos importante que:

  • Los consumidores sepamos, además del precio del producto, su coste por kilo, litro, o la unidad de medida correspondiente. Así se puede comparar entre productos de la misma categoría
  • Según nuestro estudio, el 23% de los productos analizados presentan algún problema que impide o falsea su comparación: un mal cálculo del precio equivalente, una unidad de medida no apropiada, la mala visión de la etiqueta, el redondeo en las cantidades o simplemente la inexistencia del precio equivalente son las faltas más comunes. Pedimos a los supermercados que pongan de su parte para subsanar esos problemas
  • Los consumidores también debemos prestar atención para evitar problemas: anímate a verificar el precio, sobre todo si te parece muy caro o muy barato. Ah, y ten mucho cuidado con las ofertas engañosas.