Noticia

Ya es firme: OCU no dañó el honor de aceites MAEVA

10 abril 2017
justicia

10 abril 2017

Tras 5 años de batalla judicial, queda demostrada la veracidad de las afirmaciones de OCU en el último análisis sobre aceite de oliva así como que el objetivo de OCU es informar a los consumidores. 

En noviembre de 2012 OCU publicó los resultados de un análisis comparativo de aceite de oliva. Entre otras conclusiones, el estudio mostraba que algunas de las muestras analizadas por OCU no eran Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE) como se indicaba en su etiquetado sino que su calidad era de aceite lampante, que tiene prohibida su comercialización, aunque no representa riesgo para la salud. 

Un análisis revelador

Aceites MAEVA interpuso una demanda sobre Derecho al Honor ante los tribunales, que fue desestimada en Primera y Segunda Instancia: los tribunales entendían que la información facilitada por OCU sobre las características del aceite era veraz, se habían tomado todas las medidas de análisis y contraste para garantizar la veracidad de sus afirmaciones y la información era de interés para los consumidores

Pese a la claridad y contundencia de estos fallos, MAEVA recurrió al Tribunal Supremo, que no ha admitido el recurso, con lo que la sentencia ya es firme: OCU no dañó el honor de MAEVA al afirmar que el aceite de esa marca analizado era lampante.

5 años de batalla judicial

Aunque ha habido que esperar casi cinco años para que la sentencia sea firme, desde OCU se valora el fallo de la justicia, que reconoce que con sus informaciones OCU no daña el honor de la empresa, sino que garantiza el derecho de los consumidores a la información.

Para OCU, este fallo:

  • reconoce el derecho de los consumidores a recibir información veraz sobre los productos que consume.
  • valora el papel de OCU y su función elaborando análisis comparativos rigurosos e independientes y protegiendo el derecho de información de los consumidores.

Lamentablemente, en muchas ocasiones, las denuncias de OCU contra diferentes engaños a los consumidores no encuentran eco en la actuación de las autoridades: este caso del aceite no ha sido una excepción.


Imprimir Enviar por email