Informe

Reclamar como consumidor

Reclamar en el arbitraje de consumo

Si el primer intento de acuerdo fracasa, acuda a la OMIC o a los servicios de consumo de su comunidad autónoma para poner en marcha una mediación (la OCU lo hace por sus socios).

Si la reclamación no prospera, inicie un Arbitraje de Consumo. Es un instrumento habilitado por la Administración Pública para reclamar en materia de consumo y resolver conflictos.

El arbitraje es un procedimiento gratuito, más o menos rápido (unos 6 meses). El laudo emitido por la Junta Arbitral de Consumo es vinculante; equivale a una sentencia judicial. El inconveniente es que ambas partes deben someterse de forma voluntaria, por lo que si la empresa a la que se reclama no acepta el arbitraje, entonces hay que acudir a la vía judicial para reclamar sus derechos.