Noticia

Con las pilas de botón no se juega

19 agosto 2014
Pilas de botón

19 agosto 2014

Tragárselas es jugarse la vida. Son minúsculas como monedas y están dentro de calculadoras, mandos a distancia... y también en muchos juguetes. Lo más grave es que en ocasiones el compartimento de las pilas es sumamente fácil de abrir. 

Los peligros

  • 1. Asfixia, como con cualquier otra pieza pequeña que un niño se lleve a la boca.
  • 2. Lesiones graves o muerte: si se tragan pueden alojarse en garganta, esófago, estómago o tubo digestivo. Al contacto con saliva o jugos gástricos provocan una reacción química que puede causar quemaduras internas de gravedad. Y todo esto en solo 2 horas. 
  • 3. Secuelas: la gravedad de la quemadura puede empeorar incluso tiempo después de haberse expulsado la pila del organismo. 

Las precauciones

  • 1. Juguetes seguros: el niño es curioso por naturaleza, por lo que hay que comprar únicamente juguetes que compliquen todo lo posible el acceso al compartimento de pilas (uso de destornillador pequeño, por ejemplo). No está de más revisar en qué estado se encuentra el compartimento de los diferentes juguetes que hay en casa. 
  • 2. Pilas vigiladas: evidentemente, no dejes que los niños jueguen con las pilas de botón y cuando se agoten tíralas inmediatamente (incluso gastadas resultan peligrosas). Son un residuo peligroso: deshazte de ellas en los contenedores específicos (suele haberlos en farmacias o paradas de autobus). 
  • 3. Situación de emergencia: si el niño se ha tragado una pila (o si sospechas que se la ha tragado) hay que ir a urgencias a toda prisa. Hasta que le vea un médico, no permitas que el niño coma ni beba. Tampoco intentes provocarle el vómito. 

Imprimir Enviar por email