Informe

Carritos de bebé: ¿cuál elegir?

18 febrero 2013
Carritos Bebe

18 febrero 2013

El coche del bebé es una de las primeras compras de los futuros padres. Como en todo lo que afecta a los niños, existe una cantidad inagotable de modelos, opciones y precios. Entre tanto barullo, conviene no olvidar lo que de verdad necesitas. ¿Qué hay que saber sobre carritos para bebé?

Tres preguntas que debes hacerte para elegir el carritos de bebés

Elegir un carrito de bebé adecuado depende en gran parte de que tengas claras las respuestas a estas tres preguntas:

  • ¿Vas a necesitar el carrito enseguida o lo utilizarás cuando el niño tengo 6 meses o más?
  • ¿En qué entorno vas a usarlo? ¿En ciudad, en el transporte público, para llevarlo en el coche, fuera de la ciudad...?
  • ¿De verdad necesitas todos los accesorios que incorpora el carrito?

Pincha en las diferentes secciones del menú a tu derecha para ir diseccionando todo lo que debes saber sobre carritos para bebé.

Elegir un cochecito de bebé según el peso del niño

Simplificando, existen 2 situaciones básicas:

  • Vas a usar el carrito desde los primeros días de vida del bebé: en este caso es importante un respaldo rígido y que sea completamente reclinable (hasta hacerse plano: como mínimo 150 grados de inclinación). Es recomendable que sea posible levantar el apoyapiés: así podrá colocarse bajo las rodillas cuando el niño haya crecido. 
  • Vas a usar el carrito de los 6 meses en adelante: funcionan bien carritos con respaldo reclinable pero que no llegan a hacerse totalmente planos. Los niños más grandes tienen tendencia a no apoyarse sobre el respaldo, por lo que suele ser conveniente alzar la silla hasta un ángulo de 90 grados

Carrito bebé  ¿Plegable o ligero?

El peso y la manera de plegar el carrito son dos factores fundamentales. Sobre todo si vivimos en una ciudad y tenemos que enfrentarnos a aceras estrechas, autobuses urbanos a los que abordar, escaleras empinadas... También si pensamos cargar a menudo el carrito en el maletero de un coche.

  • Peso: los más ligeros rondan los 5 kilos y los más pesados llegan a los 14 kilos. Nuestros músculos deberán sostener este peso más el del niño. Un recién nacido no supone una gran carga (3 o 4 kilos), pero a medida que pasen los años alcanzará los 15 kilos: este será el momento en que tendremos que dejar de usar la gran mayoría de los carritos
  • Plegable: los carritos se dividen entre los que se plegan como un libro (una vez plegados se mantienen solos de pie) y los que se plegan como un paraguas (no se sostienen solos). Los primeros son más compactos pero también más pesados. Los segundos son más ligeros pero hay que sujetarlos para que no caigan. 
Carrito bebé  ¿Plegable o ligero?
A la izquierda, plegable tipo libro. A la derecha, plegable tipo paraguas.

Carrito de bebé 3 ruedas

 

Los carritos de tres ruedas son más grandes que los tradicionales de cuatro: cuentan con una silla más amplia y ruedas de mayor tamaño. Su gran ventaja es ser muy manejables: manillar con altura regulable, frenos que se manejan con la mano y un gran espacio para guardar cosas bajo la silla son factores importantes de comodidad. 

Pero su gran problema es que ocupan considerablemente más que los carritos tradicionales y también pesan más. Solo son recomendables para quien tenga un coche con maletero grande y unos brazos con la fuerza necesaria para cargarlo y descargarlo.

Carrito de bebé 3 ruedas
Carrito de tres ruedas.

Carritos de bebé tres piezas

Últimamente están muy de moda las opciones 3 en 1: un solo producto que incluye, además del carrito, un portabebés homologado para el coche y un capazo. 

Su versatilidad es innegable, pero resultan algo pesados y tal vez no es necesario comprar un 3 en 1 si ya tienes un portabebés para el coche. 

Carritos de bebé tres piezas
Tres en uno: portabebés, capazo y silla-carrito.

Accesorios para carritos y sillas de bebé: ¿sirven de algo?

El mundo de los carritos está lleno de accesorios. Algunos se venden junto al modelo y otros se compran por separado. Pero ¿cuáles son los verdaderamente necesarios? No muchos.

  • Impermeable: un plástico transparente que protege en caso de lluvia. Aunque se venden por separado modelos universales (válidos para cualquier carrito), son mejores los que se venden con el carrito, ya que suelen ajustarse mejor.
  • Parasol: un pequeño paraguas para dar sombra que tiene sentido si el carrito no tiene capota o cuando el sol está muy bajo (la capota no protege lo suficiente).
  • Apoyamanos: una barra acolchada para que el bebé apoye los brazos. Es importante que sea posible quitarlo. Solo es útil en niños de pocos meses.
  • Cubrepiernas: puede tener su utilidad en invierno, aunque existen otros accesorios (mantitas, monos de paseo) que abrigarán mejor al bebé.
  • Cesta bajo el asiento: suelen incluirla todos los modelos y sirve para guardar cosas no demasiado pesadas. 
  • Bolso para ropa y pañales: es importante no cargarlo demasiado, ya que puede desestabilizar el carrito. 
Accesorios para carritos y sillas de bebé
Accesorios: parasol, impermeable y cubrepiernas.

Cinturones de seguridad en los Cochecitos para Bebés

Todos los modelos cuentan con cinturones de seguridad que deberán utilizarse desde el primer momento. Se convierten en fundamentales a partir de los 8 meses, cuando el niño comienza a intentar saltar desde el carrito. Al ajustarlos hay que tener cuidado para no pillar al bebé o sus vestidos. 

Los carritos se ensucian con facilidad (sobre todo cuando los niños empiezan a comer sólido), por lo que hay que elegir modelos en los que puedan quitarse los cinturones para así meterlos en la lavadora. 

Cochecitos para Bebés
Cinturón de seguridad a 5 puntos.

6 consejos para comprar el carrito del bebé 

Es muy importante que pruebes diferentes carritos en la misma tienda:

  • Ábrelo y ciérralo: intenta hacerlo con una sola mano y valora la facilidad del proceso. Ten en cuenta que es un movimiento que tendrás que repetir cientos de veces en los próximos meses.
  • Comprueba las ruedas: tienen que moverse en todas las direcciones y bloquearse totalmente al accionar el freno. 
  • La prueba de la escalera: si en la tienda hay una escalera, súbela y bájala cargando con el carrito. Es la mejor manera de saber a lo que te enfrentarás cuando tengas que afrontar casas sin ascensor o una excursión en metro.
  • Examina la silla: comprueba hasta dónde puede reclinarse y con qué facilidad.
  • Toma medidas: ¿cuánto ocupará el carrito cuando lo tengas en casa o cuando lo metas en el maletero del coche? ¿Es posible quitar las ruedas para que ocupe menos?
  • Carga la cesta portaobjetos: está bajo la silla en la que irá sentado el bebé y allí guardarás la compra o todo lo que te estorbe durante tu paseo. Por eso es importante que compruebes cuánto peso puede aguantar.